“Gracias”. Esa palabra tan simple, tan expresiva, me ha llegado al alma esta semana. Quien transmitía ese reconocimiento era la madre de una persona con discapacidad intelectual, y lo hacía con una sonrisa sincera. Expresaba un sentimiento que han compartido miles de personas en Castilla-La Mancha tras la aprobación de la Ley de Garantía de los Derechos de las Personas con Discapacidad en las Cortes.

El camino hasta la aprobación de la Ley no ha sido fácil. Lograr que un texto concite el respaldo de la gran mayoría de los colectivos que trabajan con las personas con discapacidad o dependencia en la región es fruto de muchos meses de trabajo, de reuniones o entrevistas personales con muchos colectivos distintos.

, la madre de ese joven con discapacidad, me hacía llegar ese emotivo agradecimiento como cabeza visible de un trabajo de equipo, de toda la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales. Pero sería injusto limitar el alcance de una Ley en la que se ha empeñado todo el , ya que a partir de ahora todos los grandes proyectos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha deberán contar con un informe de impacto de discapacidad.

Vivimos tiempos de austeridad. Y por ello es esencial poner en primer lugar a quienes más necesitan el apoyo social. No se trata de meras ayudas económicas, ya que gran parte de las medidas suponen priorizar a las personas con discapacidad en el acceso a prestaciones o servicios, pero también se refieren al respaldo educativo o a la inserción laboral.

Por encima de todo, lo que pretende esta ley es que toda la sociedad sea consciente del papel de las personas con discapacidad, que tengan los mismos derechos que cualquier ciudadano y que entre todos hagamos un esfuerzo para que Castilla-La Mancha sea un modelo en la atención y el respeto a quienes más nos necesitan.

Cuando el otro día escuché ese “Gracias” solo supe responder “de nada”. Pienso que me quedé muy corto. Ahora, en la semana en que celebramos el Día de la Discapacidad, es un buen momento para darles las gracias a ellos, a todas las personas con discapacidad y a sus familias por el ejemplo de superación y de coraje que nos transmiten a todos los demás día tras día.

Echániz

Consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha