Mientras en la Caja Mágica el PP se da un paseo en olor de multitud, y en Vistalegre Podemos debate si son galgos o podencos, los socialistas seguimos empeñados en ahondar la llaga al posicionarse la dirección claramente con su candidato. En los preludios de un congreso que se antoja vital para el PSOE, la neutralidad brilla por su ausencia y no solo por parte de la Gestora. El alcalde de y Presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, , ha irrumpido con fuerza en escena este fin de semana, convocando un acto también en . Más que un encuentro de interés municipalista (dado el cargo del convocante), parece según muchos un acto en apoyo a Susana Diaz, ya que ella es la estrella invitada del encuentro, y Diaz no es miembro de una Corporación Local. Para otros no se trata de un acto de precampaña, porque hasta ahora Diaz no se ha postulado para la Secretaría General del PSOE.

Entonces ¿que pretende su organizador u organizadores al convocarlo? ¿Quién corre con la factura de organizarlo? Se ha alquilado un pabellón en Madrid para hoy sábado, y si el alquiler se ha hecho con cargo de la FEMP, (lo que aún nadie ha desmentido ni afirmado), el tema dará que hablar porque se estará pagando con fondos procedentes de las cuotas de los ayuntamientos a la Federación (no todos socialistas). Si por el contrario se paga por la Gestora, no debería ser solo un acto exclusivamente para Alcaldes/as y concejales/as, sino para cualquier militante que desease asistir, pero no se ha invitado a todos. No hay una respuesta formal a todas estas dudas ni desde la FEMP ni desde la Gestora.

Pero olvidemos a la FEMP y supongamos que es un acto organizado por el partido, y convocado por Abel Caballero como simple militante. Es llamativo que no se haya convocado a todos los socialistas. Es llamativo que algunos se hayan sentido presionados para asistir obligatoriamente. Es llamativo que se hayan fletado autobuses para el acto desde Andalucía, , y algún otro de diversas federaciones. Al final asistirán quienes quieran, que ya somos mayorcitos para tomar cada uno nuestra propia decisión, les presionen o no, por lo que deberían haber sido invitados todos los afiliados y afiliadas. No es lógico que esas federaciones puedan utilizar sus recursos económicos, en apoyo a un solo candidato o de una precandidata, y alguien tendrá que dar cuenta de todo ello. Pero sobre todo, dará que hablar entre la militancia, porque es muy cuestionable que esa actuación resulte ética, al actuar descaradamente en favor de uno y marginando a los demás. Así se consigue coser poco.

Pero sea un acto municipalista o partidista, de lo que no hay duda es de que existe una falta de transparencia en todo lo que rodea ese encuentro, impropia de un comportamiento socialista. Cabe preguntarse, si al actuar así la actual dirección del PSOE, no está invitando a los que no comparten sus formas y métodos, a que abandonen la militancia socialista, y así poder quedarse con una casa y un solar centenarios, solo unos pocos. La dirección del partido, no puede exigir obediencia ciega, porque al hacerlo niega a cada individuo que piense, que tenga opinión y que decida. Los afiliados somos militantes, que no militares, y no estamos en la dicotomía del “conmigo o contra mí”, del solo es blanco o negro, olvidando que existe una inmensa gama de grises.

La ideología de un partido nada tiene que ver con el fanatismo religioso, sino con la forma de entender como mejor puede funcionar una sociedad en beneficio de todos sus miembros. En un partido democrático puede y debe haber unidad, pero nunca puede ser obligatoria la uniformidad, a diferencia de lo que ocurre en una dictadura y con el partido único. Cuando todos piensan igual, es que ninguno piensa, y eso nunca puede entenderse como socialismo, al que le es inherente la libertad de pensamiento de sus afiliados y afiliadas, y las presiones para que externamente se dé apariencia de que todos piensan igual, sobran. Si una mayoría desea un giro en la dirección que sigue el partido, es vergonzoso que los dirigentes se opongan frontalmente a ello, porque ejercer la dirección del partido es que unos pocos representen al conjunto de afiliados, no que estos se conviertan en los únicos guardianes y únicos poseedores del dogma.

Bien harían algunos dirigentes en darse pronto cuenta, de que si las bases le han vuelto la espalda a la dirección, carece de sentido que esta intente, con actos mediáticos, como este, aparentar que cuenta con todo el apoyo del partido. Y no es algo que ocurra solo en Madrid, porque la situación que vive el socialismo en las provincias es reflejo de la federal. En estos meses, algunos dirigentes provinciales, ya no encuentran la diferencia entre lo que es mostrar el apoyo personal a un candidato, y otra muy distinta, que es hacerlo desde el cargo que se ejerce. Esto ha traído la división a muchas ejecutivas provinciales, donde sus miembros, según sus preferencias personales, utilizan en sus disputas pro candidato la ventaja que le otorga el ejercicio como cargo orgánico. Si alguien disiente de esa división, o con las resoluciones de unos, o con las actuaciones de otros, las coletillas usadas por esos dirigentes para mostrar su “sensatez” son las clásicas: que los trapos sucios se deben lavar en casa, que ellos son la dirección, que sus decisiones son legítimas, que las críticas internas debilitan al partido, etc.

Y así, entre unos y otros, prolongan el particular calvario que vive el socialismo. Salvo las honrosas excepciones que en todo las hay, parece que ningún dirigente (ni provincial, ni regional, ni federal), llega ni tan siquiera, a cuestionarse remotamente, si el pudiese ser quien está equivocado. Muy al contrario, siguen convencidos de que la autocrítica está hecha solo para los que se manifiestan disidentes, pero nunca para ellos, convencidos de que para eso fueron proclamados dirigentes, como si eso fuese un atributo de por vida.

Aunque a veces a alguno parece que se le olvida, somos por definición un partido democrático y de izquierda, y esos posicionamientos nada imparciales de algunas direcciones, son impropios del socialismo, y más cercanas a cómo funciona el PP. Obstinarse los cargos socialistas en no actuar con absoluta neutralidad, intentar tender puentes y tratar de acercar las orillas, viendo la actual situación que vive el partido, solo conduce a que se incremente la desafección hacia las sigla. Nadie se cree, que la responsabilidad de ese alejamiento de los ciudadanos recae solo sobre quienes se muestran críticos. No se puede comulgar con ruedas de molino, aunque algunos dirigentes sigan en su empeño para que nos las traguemos.