De todos es conocida la fábula de la cigarra y la hormiga, algo que nos viene como anillo al dedo para valorar el sacrificio que much@s opositores están haciendo en la preparación de estas oposiciones al cuerpo de profesores de enseñanzas medias y que el próximo día 23 da comienzo casi en toda España. El trabajo de la hormiga tiene que dar sus frutos sí o sí, porque aunque muchos lleváis varios procesos de oposición a vuestras espaldas, hay algo que no falla y es el trabajo constante que al final llevará al éxito. Todo llega, y aquel que no ha encontrado su oportunidad, la encontrará y el que se prepara por primera vez debe pensar que puede ser la primera o… quizás la última porque logre su objetivo. La hormiga nunca se rinde y tarde o temprano conseguirá su propósito, eso seguro.

A una semana del examen de oposiciones de enseñanzas medias poco puede aconsejar un preparador a sus opositores que no sea dar calma y tranquilidad para no perder los nervios y tirar por la borda todo lo conseguido. Son tantas las situaciones que he vivido en los procesos de oposición de los últimos años, tan subjetivos por otra parte, que las tengo para contar dulces y amargas, más o menos merecidas, de éxito o de fracaso. Pero ser opositor es así, es una profesión no apta para cardiacos pues requiere valentía, riesgo, paciencia, tiempo y constancia.

A estas alturas, a ti opositor, te daré algunos consejos para estos últimos días previos al proceso de oposición:

Ni un tema más. “El pescado ya está vendido”. Lo que no has hecho ya, no lo vas a hacer en una semana. En un examen de bachillerato, con suerte estudiar la semana de antes te puede salvar el suspenso, pero en una oposición como a la que te enfrentas, perder dos días para estudiarte un tema más puede suponer dejarte de repasar cinco temas. No estudies más temas, pues ganarás uno pero perderás cinco. Un buen repaso de temas. En estas fechas, lo importante es mantener lo que tenemos en nuestro haber. “Me he estudiado treinta y cinco temas pero no me acuerdo de nada”. Este es el comentario habitual en los círculos de nuestros opositores. No es del todo cierto eso de que no te acuerdes de nada. ¡De algo te acordarás! Pero, llegó el momento de que los detalles no se evaporen, permanezcan esos saberes. Hay que mantenerlos hasta el día del examen y hay muchas formas de hacerlo, algo que es muy personal. “Cada maestrillo tiene su librillo”. Te has planificado muy bien en estas últimas semanas y ya estás en la última vuelta de tus temas, en el último repaso. O por el contrario, me planifiqué muy mal… ¡pues chic@!, te toca hacerte un planning para esta semana que queda y hacer lo que puedas. Céntrate en repasar. El práctico para amenizar. Sabemos que el práctico es una de las pruebas “filtro”, a la que se atienen algunos tribunales para hacer una buena criba de cara al segundo examen, el oral. A veces hay que recordar que quien se encarga de dar las plazas es el concurso-oposición y no el número de opositores que deben pasar del primero al segundo examen, o de los que terminan por aprobar todas las pruebas. Mejor no recordar el proceso de oposición de 2015 y esos “magníficos” prácticos para enmarcar de algunas comunidades como Castilla-La Mancha. Salvando este apunte que seguro a muchos os cambiará el humor. Te aconsejo que en estos días utilices las horas de mayor cansancio para tratar de “amenizar”, si se puede llamar así, el estudio. Intercala repaso de temas con práctico y si lo haces en las horas de más cansancio físico, te puede servir para “relajarte”.

Cuidar el estado físico. En estos días, con tanta presión es importante que mantengas tu forma física en condiciones. Desde luego que evitar comidas copiosas que luego te provocarán pesadez de estómago y te impedirán estudiar con un buen rendimiento. Muchos de vosotros con tantos nervios sufrís problemas gastrointestinales, de modo que cuida en mayor medida la alimentación. Por otra parte salir a hacer deporte para “resetearte” cada día es importante, pero sin excesos. Salir a andar, a correr o que te dé el aire, te ayudará.

Mantener tus emociones. Trata de abstraerte de esas emociones que echan leña al fuego a tu estado de ánimo. “Estás a la que saltas”, pues si es así, debes evitar rodearte de más emociones y discusiones innecesarias. Busca tu espacio físico y temporal, tu tranquilidad. Los que estamos a tu alrededor lo entendemos y el que no lo entienda, pues es su problema. Deberás ser un poco egoísta estos días, pues llevas muchos meses preparándote. Para poder triunfar necesitas apoyos de tu familia, de tus amigos. Rodéate de los que te animan.

No es tiempo de lamentaciones. Ahora no es momento de lloros. No es momento de pensar que el temario que llevas es “patatero”, que el resto va mucho mejor que tú, que si hubieras estado con este otro preparador@ te habría ido mejor. Evita comparaciones y céntrate en ti. Lo que llevas es lo que llevas y nada más. Tienes que defenderlo con uñas y dientes. El resto de opositores, muchos de ellos amigos, ahora son competidores, de modo que tienes que estar dispuest@ a superar los momentos de negatividad que algunos querrán que tu recibas. Sé tenaz, fuerte, sólido y muy luchador.

El trabajo de un año te lo jugarás en unas cuantas horas. De modo que concéntrate, relájate y sigue tu ritmo.

A la hormiga le fue bien. Mientras la cigarra tomaba el sol, la hormiga trabajaba sin cesar hasta que logró tener provisiones para pasar su invierno y lo hizo de forma excelente, con perseverancia. Tú ya tienes las provisiones necesarias para superar la primera fase. Ya estás más cerca. Ánimo.

Pte. CLM