La militancia es consciente de que los peores resultados de la historia del de Castilla-La Mancha fuerzan la renovación de la dirección regional para construir un proyecto que propicie el crecimiento institucional de la formación. Así lo ha expuesto el portavoz de la corriente crítica, Antonio Martínez Iniesta, quien ha resaltado que crece exponencialmente el número de afiliados de las cinco provincias que secunda el proyecto renovador.

Martínez Iniesta ha destacado que el apoyo conseguido tiene tanto más valor cuanto que ha logrado en un ambiente hostil para los críticos y con el aparato en contra. “Hay mucha gente que está con nosotros, a pesar de las presiones de la dirección para evitarlo”, ha resaltado el miembro del comité ejecutivo provincial del PP de Albacete, uno de los impulsores del apoyo al actual presidente nacional, , en el proceso de primarias que le aupó al poder.

Las adhesiones son significativas en el conjunto de los territorios. Entre los apoyos recabados destacan los de alcaldes, concejales y diputados en ejercicio, así como de militantes jóvenes y ex dirigentes, preocupados por la “inercia perdedora” de la actual dirección regional, derivada, en opinión de los críticos, de la “falta de autocrítica y el exceso de soberbia” de unos dirigentes incapaces, en opinión de Martínez Iniesta, de convertir al PP actual en una alternativa al PSOE.

En este sentido, el portavoz de la corriente ha recordado que en las elecciones autonómicas y municipales del pasado 26 de mayo la formación socialista consiguió la mayoría absoluta en el Gobierno autonómico, las 5 diputaciones provinciales y las 5 capitales de provincia. Lo que, en opinión de Antonio Martínez Iniesta, constituye un vapuleo sin precedentes, propiciado, además, por un dirigente socialista “tan mediocre” como .

Al respecto, ha recordado que con García-Page al frente de las cortes de Castilla-La Mancha la región se han hundido en los puestos de cola en el escalafón del desarrollo económico y social del conjunto de territorios de España. Lo que, a juicio de Martínez Iniesta, habría permitido al PP desbancar al PSOE del poder regional y municipal en mayo con un programa y unos dirigentes que conectaran más con la ciudadanía.