Este martes hemos vivido un primer día de interesante debate de la Región, en las Cortes Regionales de Castilla La Mancha, donde desde mi punto de vista no han existido sorpresas, el señor presidente ha seguido el guión que mantiene durante toda le legislatura vendiendo humo y donde nuestro presidente regional se ha estrenado como líder de la oposición con nota.

Mientras un desacreditado Page sin ideas representaba un equipo de gobierno agotado, Paco Núñez ha desgranado sus propuestas, que entre otras, son bajar varios impuestos, como el IRPF, sucesiones, patrimonio, donaciones e hidrocarburos, asegurando que Page de 820 propuestas de su programa “ha dejado sin cumplir 555”.

Page no puede alardear de su política económica, cuando Castilla La Mancha ha sido la segunda región con más déficit de España, situándolo en 488 millones de euros, situación que es solo resultado de la mala gestión de su Ejecutivo.

Sobre sanidad podemos sobresaltar las largas listas de espera que los castellanos manchegos tienen que soportar, pero, particularmente me ha hecho especial gracia, cuando Page hablando de su olvidada Sanidad ha mencionado la “inversión” en equipamiento de tecnología de radiología, cuando, concretamente, en Albacete hemos tenido hasta tres máquinas estropeadas a la vez, sin que nadie hiciese absolutamente nada.

En cuanto a Educación, Page, una vez más, vende humo, generando una profunda decepción entre la ciudadanía, viendo como el gobierno de la región no hace realmente nada de lo que promete, siendo un auténtico Bluf el plan de infraestructuras de legislatura 2015/2019. En Albacete aún se esperan los tan necesarios colegios de los barrios de Imaginalia y Universidad, cuando prometieron que abrirían las puertas en septiembre de 2019, y va ser totalmente imposible que así sea, ya que aún no han comenzado las obras.

Resumiendo, los méritos del con Podemos son conseguir que Castilla La Mancha sea la segunda región con más déficit, que la creación de empleo este por debajo de la media nacional y los servicios sociales sean su gran abandono.

Paco Núñez ha mostrado tener las ideas claras con un plan de futuro para Castilla La Mancha con medidas concretas, con las que se aprovechen las oportunidades que ofrece esta rica tierra, “Recuperando el orgullo de ser castellano manchego”. Ha anunciado, entre otras medidas, planes especiales de apoyo a autónomos y emprendedores del mundo rural, implantación de una revolución digital en las aulas, su compromiso a impulsar un nuevo plan para los centros sanitarios, una rebaja notable de los impuestos… y todo ello, con la intención de querer dar protagonismo a los jóvenes con un modelo de prosperidad, empleo y futuro.

Por tanto, estoy convencido que Paco Núñez va a devolver la ilusión que nunca deberían haber perdido los castellanos manchegos.