España no puede enjugar una lágrima más por otra mujer que sea víctima de la violencia de género. En lo que va de año 55 mujeres han sido asesinadas, una cifra que en este Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, declarado por la ONU, nos debe hacer reflexionar sobre qué tipo de sociedad permite ese tipo de lacra y cuál es nuestra corresponsabilidad con ella como ciudadanos y como poderes públicos.

Nuestro compromiso radical con la igualdad como socialistas nos obliga política y éticamente a ser un auténtico muro de protección en defensa de las mujeres y a no admitir ningún tipo de acoso laboral o social, ningún tipo de violencia y ninguna discriminación ni exhibición machista.

Como organización política, el año pasado declaramos a nuestras sedes y agrupaciones en toda España como “Espacio Seguro y Libre de Violencia de Género” y en nuestra Declaración de Sevilla, nos comprometimos a que todos nuestros gobiernos autonómicos dotarán presupuestos adecuados y recursos suficientes a la lucha contra la violencia de género y a las políticas de prevención y protección de las mujeres víctimas de violencia de género y de sus hijos e hijas.

En España, con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, el PSOE lideró esta lucha con la aprobación de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, una ley que obtuvo el reconocimiento internacional por su ambición y perspectiva multidisciplinar y ahora, con el Gobierno de Emiliano García Page, queremos reeditar este liderazgo en Castilla-La Mancha, después de cuatro años donde la red social de protección a las mujeres se ha visto reducida en recursos, en presupuestos y en persona.

Esperamos tras los resultados de las próximas elecciones, lograr un Pacto de Estado entre todas las instituciones contra la Violencia de Género y mientras tanto.el Gobierno de Castilla-La Mancha va a restaurar esa red de protección social doblando las ayudas a las mujeres víctimas de la violencia machista tras salir de los centros de acogida, se va incentivar a las empresas que pongan en marcha Planes de igualdad y se van a poner en marcha programa específicos en los Centros docentes, siendo el objetivo para el 2016, que nuestra región cuente con una nueva normativa en materia de violencia de género.

Para nosotros ser socialista es sumarnos como ciudadanos y organización a la Tolerancia Cero en la Violencia de Género y para ello hay que combatir con decisión la impunidad del maltratador, cuando se ve favorecido por una justicia lenta, por un silencio cómplice o por la ausencia de recursos públicos que hacen a la mujer rehén de su verdugo por falta de autonomía económica.

En este Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, los socialistas recordamos a todas las víctimas de esta infamia que debe avergonzarnos, y que cada lágrima vertida sea motivo de unión para un rechazo social unánime de una sociedad que hace bandera de la defensa del más débil, del derecho a la igualdad y del trato digno a todos sus ciudadanos.

Artículo de Manuel González Ramos. Secretario general PSOE-Albacete