El deterioro de nuestro medioambiente es un problema que se agrava día tras día. El cambio climático, la contaminación, la pérdida de biodiversidad y el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos son las principales amenazas para el planeta Tierra, y por tanto, para nuestra supervivencia.

Pero, qué podemos hacer nosotros para remediarlo?: Pensar globalmente y actuar localmente. Si no lo haces tú, ¿quién lo va a hacer?

Estos son algunos consejos que podemos poner en práctica con facilidad:

  1. Siempre que puedas, elige el tren para tus viajes, que genera menos emisiones.

  2. Coje el ascensor solo para subir y no para bajar. Ascensor: no descensor. Siempre que sea posible. Además, te ayudará a mantenerte en forma.

  3. Puedes regular el calentador del agua de tu casa a un máximo de 40 grados centígrados para ahorrar energía.

  4. Recoge el agua que se pierde en la ducha hasta que empieza a salir caliente. Puedes usarla luego para el inodoro, en vez de tirar de la cisterna. El ahorro anual estimado por persona es de ¡1.500 litros de agua!

  5. Reduce el volumen de tu cisterna metiendo una botella de 1/2 litro llena de agua. Cada vez que pulses, ahorrarás su volumen: otros 450 litros cada año.

  6. Evita el despilfarro: Compra productos locales y con poco envase.

  7. Lleva tu bolsa de la compra desde casa, así ahorrarás en plásticos.

  8. Come más vegetales y más frutas. Tienen menor huella ecológica que los productos de origen animal y te sentarán bien.

  9. Planta algunos árboles, capturarán dióxido de carbono, el principal gas responsable del cambio climático.

  10. Finalmente, transmite estos comportamientos a tu familia. Son buenos para vosotros y para el medio ambiente.

Ánimo! Gracias por tu colaboración.