El Día Internacional de las Personas con Discapacidad no es para nosotros una fecha más al uso, una jornada para despachar con un artículo y un gesto para las cámaras, cosas que también haremos porque entendemos que son útiles para trasladar conceptos, reflexiones, datos y objetivos que dan visibilidad a los problemas que sufren en el día a día miles de personas en España, y en todo el mundo.

La cifra en un 15% de la población mundial el número de personas afectadas por alguna discapacidad que impide el desarrollo de su vida en igualdad de condiciones a las demás personas. Curiosamente, incide naciones Unidas en que es en los países desarrollados donde hay un mayor porcentaje de personas afectadas.

Para nosotros, este día es una fecha que nos recuerda que además del compromiso moral que anima y obliga a toda persona a mirar por los demás, llegamos al Gobierno con al menos quince compromisos específicos cuyo resultado ha de ser la mejora integral de la atención a las personas con discapacidad y mayores cotas de accesibilidad al empleo, la vivienda, los servicios públicos y los lugares cotidianos como fruto de un derecho inalienable que es la igualdad.

Y por eso, en vísperas de este Día Internacional, volvimos a celebrar un abierto con participación del CERMI. Porque no hay mejor manera de comprobar el grado de cumplimiento real de un programa, de unos compromisos, que someterlos a evaluación con las personas, con los colectivos interesados. Evaluación que volverá a tener lugar, de modo abierto, en el próximo Foro Ciudadano.

En -La Mancha hablamos de los derechos de más de 128.000 personas, un 6,18% de la población, y del trabajo de quienes articulan al atención que necesitan a través de un tejido asociativo imprescindible, que constituye además un importante yacimiento de empleo especializado y de calidad, pues se trata de personas con problemas y necesidades muy diversas.

A tres días de la celebración por todo lo alto del Día de la Constitución, es más que recomendable enfocar la Discapacidad desde el punto de vista de los derechos inherentes a toda persona, a todo ciudadano, independientemente de su condición, raza o religión. Es bueno, por tanto, que la escribamos “Discapacidad” con “D” de “Derechos” y trabajemos, como lo estamos haciendo en Castilla-La Mancha, por el reconocimiento en el estatuto de Autonomía del Tercer Sector y de los servicios sociales, para preservarlos en caso de nuevas crisis económicas.

Creemos, el sector y nosotros, como Gobierno, que hay que profundizar en el concepto de accesibilidad universal, reconocido por una ley, para que sea realidad en un futuro el acceso en condiciones de plena inclusión a la educación postobligatoria y universitaria, así como el acceso al empleo. Hemos comprometido una actualización de la Ley de Acceso a la Función Pública para revisar el objetivo de acceso de personas con discapacidad a un puesto de trabajo público, así como en el catálogo de medidas para el fomento del empleo por parte de las instituciones y el sector privado. De hecho, en el plan extraordinario de Empleo se incluye como objetivo a las “personas inscritas como demandantes de empleo, no ocupadas, que hayan estado fuera del mercado de trabajo por haber sido cuidadoras de personas y personas discapacitadas que hayan estado inscritas como demandantes de empleo, no ocupadas, en las oficinas de empleo de Castilla-La Mancha, durante doce o más meses”.

Creemos también en el derecho a la tutela efectiva, y vamos a obligarnos, por ley, a garantizar la protección y tutela jurídica de las personas con gran dependencia en caso de desaparición de sus padres o tutores, y en la promoción asociativa del sector, extendiendo, por ejemplo, algunos derechos de accesibilidad de las personas a las asociaciones, para un mejor desarrollo de su labor, como puede ser en el tema del transporte.

En la proclamación de este día, la ONU relaciona directamente este Día Internacional con los Objetivos del desarrollo Sostenible: “Este año celebramos el Día Internacional de las Personas con Discapacidad tras haber aprobado la ambiciosa Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Este plan global de acción nos insta a «no dejar a nadie atrás”, afirma.

Una reflexión que coincide plenamente con lo que ha sido un mensaje constante del desde que tomamos posesión. Castilla-La Mancha debe buscar sus vías de progreso en el establecimiento de un plan de desarrollo sostenible en el que nadie puede quedar atrás, en el que nadie puede ser dejado en la cuneta o considerado un obstáculo, una carga, en detrimento de su consideración de persona con derechos, con talento y con sentimientos. No habrá desarrollo sostenible que no busque la universalización del bienestar y de la atención de las necesidades básicas, que van más allá de un techo y un plato de comida: educación, empleo, salud, ocio, respeto…

Valores que hablan de “Dignidad”, que se escribe con la misma “D” de “Derechos y Discapacidad”.

Que la discapacidad no nos frene. Ni a quien la sufre, ni a quien tiene la oportunidad de traspasar la primera barrera para descubrir un mundo de talento y emociones que hablan mucho y bien del ser humano.

Sánchez

Presidente de Castilla-La Mancha