Aunque el distanciamiento entre las cabezas visibles de los apoyos a Sánchez y a Díaz en Albacete viene de meses antes, en las últimas semanas se ha visto incrementado y se hizo muy visible en el último del 19 de febrero pasado para todos los militantes. Después, intervenciones en medios de comunicación, y la asistencia o no de esos dirigentes a los actos públicos de las primarias, han servido para ratificar que existen posturas encontradas y en algún caso con difícil reconciliación, pese a que todos afirmen que tras el congreso se correrá un tupido velo.

No todo puede valer, ni debe valer. Los socialistas no necesitamos dos PSOE, ya nos resulta triste y suficientemente desconcertante a los militantes, contemplar la fractura existente, aunque algunos no parece que así lo entiendan. Si lo hicieran, no utilizarían sus artículos de prensa e intervenciones públicas para intentar adoctrinar, en lugar de exponer propuestas y permitir a los afiliados decidir, cual entienden como la mejor opción en estos momentos para la formación política. Las primarias son para que todos y todas los que tienen oportunidad de hacerlo, decidan en libertad.

Hace unos días, en un artículo de opinión, se planteaban dos argumentos para decidir que candidatura apoyar: que respete la historia socialista y que sea un candidato ganador. El primero de , sitúa a los socialistas de Albacete en la falsa tesitura, de elegir entre dos socialismos. Uno identificado con un PSOE ganador y otro con el PSOE que ha cosechado solo derrotas. Pero se plantea de una forma más sutil, pero a su vez más hiriente, haciendo elegir entre el socialismo que respeta su historia y otro que se avergüenza de ella. Como entre un socialismo de buenos socialistas y otro propio de gente desleal con nuestros referentes y con nuestros orígenes. El primero lo identifican con el PSOE que alcanzó el gobierno del Estado en dos periodos y que ejercieron primero y luego Rodríguez Zapatero, y al segundo como el socialismo desleal y de las derrotas, responsabilidad en exclusiva de .

Para ese planteamiento se toma de partida la frase de Sánchez, “la decisión de los militantes es elegir entre un socialismo del pasado y un socialismo del futuro”. La foto de Díaz en , flanqueada por los dos ex presidentes de gobierno socialistas, es usada para atribuirse la continuidad en su persona de los avances sociales que se alcanzaron en esos gobiernos, y contraponiendo a esa historia reciente y orgullo del socialismo, que quien plantea que existe necesidad de tener una nueva forma de entender lo que significa el socialismo en 2017, tenga que ser obligatoriamente una visión peyorativa y una negación de lo positivo que para nuestra sociedad supusieron esos avances. Esa manipulación, dista años luz de lo que plantea la candidatura de Sánchez, que no es una renuncia al pasado, sino un cambio que adapte al PSOE al momento actual, y a definir una estrategia que permita acercar a la organización política a una sociedad que se ha alejado de sus planteamientos. No es un intento por parte de cambiar la historia, sino la afirmación de que o cambia el PSOE o carece de futuro.

No se insulta a compañeros socialistas que han protagonizado la historia reciente, por afirmar que es necesario un cambio, solo pueden sentirse ofendidos aquellos que se consideran no parte, sino dueños de esa historia. Se insulta a la inteligencia, cuando para intentar apoyar una visión personal, se utilizan los nombres de socialistas históricos de nuestra provincia, precisamente porque muchos de esos referentes del partido aquí, son los primeros convencidos de la necesidad de ese cambio. Hay quien nace con mentalidad conservadora, y es igual que tenga veinte, que cincuenta años, porque seguirá con ese esquema mental hasta que se vaya para el otro barrio, frente a quienes tienen una mentalidad de avance y progreso, y seguirán apostando por cambiar aunque peinen canas.

Pero resulta vergonzoso acordarse de esos socialistas con años de militancia en nuestra provincia solo para ese fin, y a la vez mantenerlos en el desván de los recuerdos el resto del tiempo, cuando son y se sienten parte del futuro de su partido. Son mujeres y hombres que no solo dieron todo por su partido, sino que lo siguen dando hoy, y resulta obsceno utilizarlos como ariete para atacar a otro compañero. Ellos fueron pioneros en mejorar la vida de los más humildes, y muchos solo aspiraban a ser elegidos alcaldes o concejales de sus pueblos, no por obtener ese reconocimiento, sino por vocación de ser útiles a sus conciudadanos. Eran nombrados por sus vecinos, no por otros socialistas en cargos más “principales” a los que parece que hoy deben agradecerles lo que fueron. Alguno ha llegado tan alto, que se ha olvidado de que fueron esos militantes anónimos, los que recorriendo casa a casa de nuestros pueblos y ciudades, los que más hicieron para que ellos ganaran su elección y conservasen el cargo. Lo positivo del pasado reciente del socialismo, hay que agradecérselo a todos esos militantes socialistas y no a los más conocidos, que curiosamente son los que más han decepcionado a sus electores.

Por si con ese argumento tergiversado no es suficiente para alejar a los militantes de la necesidad de cambiar, esgrimido son los resultados electorales. Lo hacen en cada conversación, en cada ocasión, y le atribuyen a Sánchez los peores resultados del socialismo. No es discutible que un candidato debe tener la capacidad de ganar. Pero esa capacidad hay que exigirla a todos y cada uno de los candidatos y candidatas. No es discutible que Sánchez perdió un 6.10% de los votos que obtuvo Rubalcaba, pero en un escenario político distinto, con distintas opciones, pero no solo es su responsabilidad, porque esa historia que se pone en valor, en los últimos años se había convertido en una historia de errores.

Siempre suele hablar quien menos debe hacerlo. Si se aplica ese criterio para incapacitar a Sánchez como candidato, se estaría incapacitando a Díaz que respecto a Griñán se dejó en Andalucía casi un 13 % respecto a los obtenidos por este, que tampoco ganó aunque si llegó a la presidencia andaluza. El presidente de la Gestora, , perdió en más de un 15% respecto a las anteriores, y también por encima de ese 15% disminuyó el número de apoyos de en . Si lo que se quiere decir es que eso les incapacita para continuar al frente de sus respectivas Comunidades Autónomas, dígase claramente, aunque la realidad es que esos resultados son buenos en el contexto en el que se lograron, con nuevas formaciones disputándose el mismo electorado, exactamente igual que ocurrió en la situación que afrontó Sánchez. Si queremos ser justos, digamos toda la verdad.

Si estos son los argumentos para que alguien decida que es lo mejor para el PSOE, son bastante pobres y además manipulados. Resulta una pena que las personas no podamos intercambiar nuestros problemas, porque está claro, que no sabemos resolver los nuestros, pero si sabemos perfectamente, como resolver los de los demás. Igual resulta que si no dormimos, no es por el café, sino por la cama .

Artículo de opinión de , médico de Familia