Don Juan March, decía ABC, creó una fundación cultural, que estaría dotada con 350 millones de pesetas, cien de ellos en dólares. Las becas al extranjero supondrían doscientas cincuenta mil pesetas cada una. Nuestra ciudad, en el tramo final del siglo pasado, tuvo la oportunidad de aprovechar la generosidad de una fundación cultural tan activa en España.En , el periódico más liberal de Inglaterra, The Observer, decía: “Ante el abuso de la huelga, una legislación de arbitraje obligatorio”.

Tenía una lógica aplastante después de las dificultades de la prensa escrita para publicar sus diarios por la huelga desarrollada en Gran Bretaña. Suelen ser recurrentes las expresiones lapidarias cuando son nuestros intereses los que están en juego. Luego, si no estamos afectados o interesa a la línea editorial respectiva, la condescendencia con las huelgas, incluso salvajes, es inmoral.

Muestran una indolencia insultante al informar sobre el cruel secuestro de la ciudadanía, que sufre las consecuencias soportando los dictados de algunos vividores sociales que mandan e imponen sus criterios. Los pretorianos, que para eso cobran y se forman, se encargarán de la contienda en las calles extorsionando a los que no quieren, o puede, compartir sus postulados, más o menos legítimos, que de todo hay.

El Papa instituía el primero de mayo como fiesta anual de los trabajadores católicos. ABC, en una columna de hemeroteca, reseñaba un acontecimiento acaecido en El Bonillo (Albacete), el día dos de mayo de 1932: “Fue agredida la Guardia Civil y murieron un guardia y un paisano”.

El tres de mayo de 1932, el Marqués de , sobre el proyecto que se debatiría en Las Cortes sobre el Estatuto Catalán, dijo: “Creo que ningún gobierno ha contraído jamás en España una tan grave responsabilidad como la que contraería el que coadyuvara a la aprobación de ese estatuto, que, tal como se ha presentado a las Cortes Constituyentes, significa la desmembración de la Patria”. En numerosas poblaciones españolas se instruían los sumarios judiciales relacionados con los incidentes violentos producidos durante el primero de mayo.

En aquellos años era todo menos una fiesta. El mismo día del año 1934, el Presidente de la República, , hablaba de la amnistía concedida a los militares y civiles condenados por los sucesos del día 10 de agosto de 1932, pronunciamiento militar en contra la República, conocido como La Sanjurjada. Otra vez en 1955, Tenerife tributaba un homenaje a los héroes que defendieron la isla el 25 de julio de 1797, cuando el Almirante Horatio Nelson, al frente de la armada británica, intentó invadirla.

Se daba cuenta de la conmemoración del 2 de mayo de 1808, cuando se produjo el levantamiento popular de contra las tropas francesas. En nuestros días, hay quien tiene la cabeza tan hipotecada en contiendas absurdas que ha sufrido errores clamorosos al respecto. Ya se hablaba de Ámsterdam (Holanda), como el paraíso de las bicicletas. Se celebraba en España La Cruz de Mayo, explosión de colorido floral.

En Obrero, el primero de mayo de 1955 se decía: “¡Viva el Primero de Mayo, jornada de unión antifranquista! “Obreros, campesinos, intelectuales, trabajadores españoles, hace sesenta y seis años, los representantes de los trabajadores de todos los países, reunidos en un Congreso en , acordaron celebrar el Primero de Mayo como una jornada de solidaridad proletaria internacional”. Más adelante decía: “El capitalismo ha fracasado y fracasará siempre en sus intentos delirantes de impedir por la violencia y la guerra el desarrollo histórico de la sociedad”.

“Cuando el régimen franquista se resquebraja y todo anuncia un fin próximo, Franco arroja cínicamente por la borda el patriotismo y el nacionalismo y aparece en toda su repugnante desnudez, como un vulgar agente de la oligarquía financiera ligada con el capital extranjero, a cuyos intereses ha estado permanentemente supeditado, tanto en lo político como en lo económico y lo ideológico”. Los años habrán aclarado las ideas del que redactó semejante proclama, efectivamente, delirante. Desde cualquier ideología que no respeta la libertad de los ciudadanos no es posible lograr el bienestar y su progreso.

Los salvapatrias, que se arrogan la autoridad de expresarse en nombre del pueblo, suelen imponer normas injustas y matan al que disiente; no supone más que la rémora más perversa para que las sociedades avancen. Desgraciadamente, en pleno mayo de 2019, inexplicablemente, escuchamos frases similares que hielan la sangre. Torpes, que no saben de la desgracia colectiva que se vivió en esta piel de toro –frase que puede herir sensibilidades curiosas-, repiten mensajes del terror.

España y Estados Unidos firmaron un Acuerdo Naval. Suponía la asignación a nuestro país de 5.989.000 dólares para adquirir artículos de ultramar. La administración americana solicitó a su Congreso la cantidad de veintiocho millones de dólares destinados a aumentar el programa de defensa español. Según decía ABC, Rusia retenía 400 millones de dólares oro que pertenecían a España. Francia e Inglaterra habían restituido el oro saqueado de los bancos españoles por dirigentes de la República Española. España seguía reclamando lo mismo a Rusia en todos los foros internacionales, sin éxito evidente. Mayo 2019.