Hola, amigos:

Finalizadas las fiestas navideñas vuelvo con vosotros y en este episodio X de nuestro “Espadachín” os cuento que se medía las fuerzas con el astuto suplantador , el cual se valía de su gran parecido físico con el paladín francés y engañaba a maese Juan, a Nicolás el caballerizo e incluso a Paulina Leconte, a Bernardette y Mercedes.

El único que no caía en la trampa era el barón de Rambaix que descubría al farsante y peleaba con él ¡Lástima que el traidor Carón, amigo de Renat, actuara a traición y aturdiera al rival en amores con Pierre! Afortunadamente, maese Juan le descubría al servidor del “Rey ” una herida que le había curado años atrás y dejó cicatriz.

A partir de ese momento, el “Espadachín” perseguía a Renat y acababa con su vida y se metía de lleno en otra aventura que tenía que ver con su Soberano que solicitaba su ayuda relatándole que, posiblemente, su esposa, estaba estorbándole en sus negociaciones secretas con España y dentro del problemón, como diría mi buen amigo, el historietista , se ocultaba una mano negra al servicio de Austria, Inglaterra y Holanda, así que había que desentrañar el misterio.

Ayudado por el truhán Lebón, hombre conocedor de todos los granujas de , el de Drumont le preguntaba al “Podenco”, herrero fortachón y más bruto que el arado de Faustino, por los intrigantes de turno aceptando una apuesta consistente en dar el golpe más fuerte con un mazo de hierro descomunal ( si vencía Pierre, “El Podenco” le informaría donde se ocultaban “El Tuerto” y demás delincuentes y si perdía el martillo iría a parar a su apuesto rostro ).

Naturalmente Pierre resultaba triunfador… al tiempo que Luis XIV regresaba a palacio y se entrevistaba con la bellísima reina María Teresa que sufría lo indecible porque los países que tanto amaba (Francia y España) se hallaban en guerra.

El monarca se retiraba a sus habitaciones confiando en “El Espadachín Enmascarado” decidido a recuperar la carta que estaba en poder de sus enemigos, la misiva que podía constituir el arma de su descrédito y el de su esposa… y en fin que el audaz, temerario e inigualable “mosquetero” sigue adelante y en los próximos capítulos conocerá a Carlos II el Hechizado y al intrépido capitán Sánchez, amén de reencontrarse con “Duriat el Terrible” y con Lucía , trocada en “Capitana Escorpión”. No faltéis a la cita y recibid mi abrazo de siempre.

Valeriano Belmonte