Una vez finalizado el convenio de colaboración firmado entre nuestra organización y la Diputación provincial de Albacete, y que consistía en la realización de una serie de charlas sobre emprendimiento en diversos institutos de enseñanza secundaria y en centros de Formación Profesional de Albacete y provincia, he llegado a las siguientes reflexiones:

Durante la celebración de estas actividades nos hemos encontrado con unos jóvenes ávidos de información para realizarse y crear una pequeña empresa: emprender, en una palabra.

El principal problema que se les plantea a los jóvenes a la hora de emprender es el de conseguir financiación para su proyecto sin tener que recurrir a sus familiares más directos por temor a no poder devolver el dinero que les han prestado.

El Gobierno sigue haciendo esfuerzos por hacer más fácil al emprendedor la realización de su proyecto. Medidas como la tarifa plana (en otros países el primer año no se cotiza); el decreto Ley de Segunda Oportunidad; el derecho laboral para los autónomos económicamente dependientes; el autónomo protegido; las ayudas para contratar a la mujer emprendedora, etc. Pero, a pesar de ello, lamentablemente seguimos encontrándonos con diversos problemas que dificultan sobremanera la labor de los autónomos y emprendedores en Castilla-La Mancha y en el conjunto del territorio nacional. Y es que en España hay poca cultura emprendedora y todavía existe miedo para emprender. Asimismo, la cuota que tienen que pagar los autónomos durante su primer año es de las más altas de (algunos países están exentos).También suponen una pesada losa los costes generados por la apertura de un negocio y la economía sumergida, que en Castilla la Mancha se eleva hasta los casi 10.000 millones de euros.

Asimismo, continuamos con la diferencia de no tener paro como sí tienen los asalariados. En este sentido, a pesar de que se ha avanzado en la prestación por cese de actividad, los innumerables requisitos que nos imponen hacen que una gran parte de los autónomos que solicitan la prestación por cese de actividad no lleguen a buen puerto.

Además, los autónomos no podemos contratar a familiares directos y tampoco nos resulta fructífero pedir una beca a nuestros hijos siendo emprendedores pues, para conseguirla, necesitaremos Dios y ayuda. En definitiva, los trabajadores por cuenta propia tenemos muchos más inconvenientes que no puedo enumerar por falta de espacio.

Propuesta de OPA CLM

Como presidente de la de Castilla-La Mancha (-La Mancha), quiero aprovechar estas líneas para lanzar una propuesta a nuestros valientes jóvenes. Todos los años los ayuntamientos tienen un determinado presupuesto para contratar cuadrillas las cuales realizan trabajos en la localidad en cuestión. Por este motivo, de estas partidas presupuestarias se podría dedicar una cantidad determinada para poner en marcha proyectos de los talentos locales. Ello nos llevaría a descubrir nuevas ideas que generarían riqueza, puestos de trabajo y, lo que es igual de importante, a no perder jóvenes en la zona.

El dinero destinado a estos proyectos podría ser devuelto dentro de un plazo acordado, aunque, si finalmente el proyecto no funciona, el emprendedor no tendría que devolver el dinero prestado. En época de crisis es precisamente cuando los autónomos emprendedores estamos en boca de todos los grupos políticos que nos dicen que somos imprescindibles para la recuperación económica, tal y como así ha sido en tiempos anteriores. Pero cuando la crisis parece que empieza a escampar, los autónomos ya no somos imprescindibles y comenzamos caer en el olvido, perdiéndose nuestras reivindicaciones en los jardines del abandono.

Cuando comience la campaña electoral oiremos y escucharemos en los mítines nuevas leyes y medidas para cambiar el panorama de los autónomos. Pero las leyes y las promesas están para cumplirse. En los veinticinco años de existencia de OPA hemos conseguido con los distingos gobiernos autonómicos y nacionales grandes acuerdos para el colectivo autónomo, creando un marco laboral para el beneficio de la Nación.

Los autónomos somos trabajadores que actuamos por cuenta propia y que queremos tener los mismos derechos que los trabajadores por cuenta ajena, es decir: converger en un marco igualitario. Pongámosle fácil el arranque a esa juventud que tiene entre sus planes de futuro la cultura de emprendimiento y proporcionémosles entre todos los sectores implicados, una red protectora que les permita caer. Si se pierde el miedo a emprender, y se educa y se forma a los jóvenes en la cultura del emprendimiento, tendremos una materia para hacer que nuestra nación sea más productiva.

, presidente de OPA Castilla-La Mancha