Hace unos días nos ha visitado el comisario de para la Programación Financiera y el Presupuesto, Janusz Lewandowski, y ha resaltado que los logros alcanzados en Castilla-La Mancha son un ejemplo para otros países.

Esto me recuerda que se aproxima una nueva legislatura europea. Tradicionalmente no hemos dado gran importancia a estos comicios y se han utilizado para “castigar” la gestión del gobierno de turno, sin preocuparnos realmente por lo que nos puede ofrecer y lo que nosotros podríamos ofrecer Europa.

Son muchos los asuntos que se tramitan en y que influyen en nuestra vida diaria. En estos días, se están debatiendo en la Eurocámara, por ejemplo, un proyecto de ley para reducir trámites burocráticos de ciudadanos y empresas cuando se establecen en otro estado miembro; otro proyecto de ley que introduce penas máximas por la manipulación de los intereses interbancarios (Libor); una directiva que garantiza mejores condiciones laborales a los temporeros de terceros países que vienen a la Unión Europea; enmiendas a favor de la defensa comercial y el dumping de terceros países; un proyecto de ley sobre el derecho de los pasajeros aéreos para recibir compensaciones por retrasos o cancelaciones de vuelo y pérdida de equipaje; así mismo, los eurodiputados exigen reducir un 40% las emisiones de CO2 para 2030; también el pleno de la Eurocámara ha confirmado su mandato para las negociaciones de resolución bancaria con los Estados miembros; además se ha aprobado un paquete de normas sobre los derechos de autor musicales por Internet.

En definitiva, leyes, directrices, normas que nos atañen a todos para agilizar trámites, para mejorar la protección del inversor y restaurar la confianza en los mercados de la Unión Europea, para mejorar las condiciones de trabajadores que vienen de fuera y hacer de Europa un lugar más civilizado, leyes para proteger a las pymes de las importaciones de terceros países, normas para hacer más agradables y seguras nuestras vacaciones en caso de imprevistos en los vuelos, el compromiso de hacer más saludable nuestro entorno y medio ambiente, regulación de servicios transfronterizos en este medio que “nadie usa hoy”, Internet. Por no hablar de luchar unidos contra el crimen internacional, e incluso nacional. Necesitamos unos representantes en Europa con los principios sólidos y claros para que no vuelvan a ocurrir cosas tales como la excarcelación de etarras.

Necesitamos Políticos y Comisarios comprometidos que defiendan al máximo los intereses de en Europa, sin ir más lejos en temas tan importantes para Castilla-La Mancha como la PAC y el Desarrollo Rural, de los que dependen gran parte de nuestra agricultura y nuestros pequeños pueblos más desfavorecidos.

Necesitamos evitar que haya que devolver ayudas y pagar sanciones porque nuestros representantes europeos no nos han sabido defender.

Tras estas elecciones europeas, los 751 eurodiputados no sólo fijarán el curso de las políticas europeas durante los próximos cinco años, sino que, también, elegirán al líder del órgano ejecutivo de la UE, al presidente de .

Pues bien, todos estos motivos deberían hacernos reflexionar. Las europeas no pueden ser las elecciones del castigo, ni de la indiferencia. Para bien o para mal, nuestro futuro está cada vez más ligado a Europa. Y es nuestra responsabilidad y nuestra decisión.

Hay quien decía que “la tierra no pertenece a nadie, salvo al viento”. Pues bien, España pertenece a Europa y Europa es muy nuestra, y, por eso, no creo que la mejor política sea dejar nuestro futuro a la deriva dependiendo de cómo sople el viento. Si queremos ir en la buena dirección, nuestro rumbo debemos fijarlo entre todos los españoles.

Lo que se cuece en Europa influye, y mucho, en la marcha de España y de Castilla-La Mancha, pero también a la inversa. Como dijo recientemente el Comisario Lewandowski, en su visita a Castilla-La Mancha, para que la Unión Europea pueda ayudarnos y sean eficaces sus aportaciones, debemos empezar por ser eficientes y ayudarnos a nosotros mismos. Precisamente esto es lo que están haciendo Rajoy en España y Cospedal en Castilla-La Mancha.

Europa cuenta con nosotros.

Maravillas Falcón Dacal - Diputada Nacional