El dos de febrero se informaba sobre la celebración del Día Mensual del Hogar, el domingo treinta y uno de enero. Presentes en el acto los Mandos Provinciales del Frente de Juventudes y más de 300 camaradas de las Falanges Juveniles de Franco. En la velada humorística los grupos culturales de las Centurias de Cadetes y Guías interpretaron canciones y narraciones de cuentos y poesía. Se habló del Plan de Formación en sus distintas facetas de Formación Política, Trato Social, Formación del Carácter y Religión. Terminó el acto cantando “Prietas las Filas”. Para el día siguiente, un recuadro denominado Mañana será otro día, indicaba que sería San Blas. En el apartado de Gotas, Ananbal insistía con un poema para que se fuera el invierno. Como cada jornada, en la celda denominada Hace 56 años, se hacía referencia a noticias del Eco de Albacete, dos de febrero de 1898: “Causó gran enojo entre sus amigos cuando el señor Serrano Alcázar se declaro noblemente silvelista. Nombraron magistrados de la Audiencia a don Juan Campoy Márquez y don y Rodríguez.” En el mes de enero se habían ingresado en el banco un total de 128.183 pesetas, recaudación provincial por los impuestos del Estado.

Se publicaba una información relativa a la Reorganización de la Cofradía de la Santísima Virgen de los Llanos. El Obispo hacía un llamamiento a todos los fieles de Albacete. Pedía reforzar la devoción, que en los últimos tiempos estaba languideciendo el fervor y devoción de las almas. Era momento de resoplar los rescoldos para que surgieran las llamaradas. Al final de su discurso, con cierto desasosiego, invitaba y urgía a dar el nombre de los fieles voluntarios a la Cofradía de la Virgen Nuestra Patrona.

El periódico Línea de publicaba que se había sufrido una temperatura de uno bajo cero, algo inaudito. En (Murcia), un ciclista moría atropellado por un vehículo. Varios incendios en la provincia como consecuencia de los braseros. El periódico se hacía eco de una noticia de :”Ladrones roban un coche y se estrella con él. Resultó ser del médico que los tuvo que atender de las heridas.” Se hablaba de la posible dimisión de . El Oso ruso no soltaba las garras de todas sus presas. Las reuniones de no adelantaban soluciones. El Teniente General Turner, de las fuerzas norteamericanas, informó que los aeródromos españoles serían habilitados para los bombarderos atómicos. Italia estaba sumida en un caos político sin aparente solución. Nevó hasta en Larache. El Manzanares helado permitía caminarlo. Se publicaba la pedida de mano y toma de dichos. Se anunciaba el chocolate Supremo, de (Murcia), bueno como almuerzo y merienda. En el cine Rex de Murcia se proyectaba “Duelo al sol”. Se advertía del peligro de la muerte roja. La triquinosis había afectado a numerosas personas en Andalucía. Joselillo Torres sufrió una grave cornada en (Venezuela), mientras que Pedrés cortaba dos orejas en Méjico. En Siria continuaban los disturbios como consecuencia de la detención de opositores políticos. El Presidente aseguraba mantener el orden y su autoridad. Chamaco resultaba herido en una tienta cerca de . En el aeródromo de (Murcia), se celebró el primer concurso de aeromodelismo.

En las casas de Caride, Alcantarilla, zona de nuevas construcciones, y ocupaban un piso de alquiler; un poco caro para sus posibilidades, lo que motivó que se cambiaran a la calle Estación. A la espalda de aquel austero primer piso surcaban los trenes, que se dejaban notar con estrépito. Faltaban treinta días para que, un cuatro de marzo, viniera al mundo quien derrama todas estas humildes letras. De algún modo, al mencionar la población de Alcantarilla (Murcia), se despiertan los recuerdos conocidos a través de testimonios de una madre, que se apaga por momentos. La fortaleza de una mujer excepcional se gastó antes de saltar los noventa años. Y fue en esos días de febrero cuando se forjó un futuro repleto de logros, salteados con innumerables sacrificios, que unos padres fueron capaces de sortear para llegar juntos hasta el 19 de junio de 2005, cuando se marchó dejando su obra completada. Alcantarilla, como Albacete, eran más Murcia que nadie. Esa historia común, anclada en los reinos medievales, por mucho que nos empeñemos, argumentos justos o no, suponen lazos indelebles que nadie con sentido común puede tratar de romper. El autor de estos relatos, como tantas gentes, representa el mejor de los ejemplos para hacernos esquivar tentaciones de intransigencias o posturas descerebradas, de las que tanto se habla, y sufren, en otras partes de España. Y nuestro pasado, como las experiencias que hemos tenido la oportunidad de vivir juntos, en el régimen político que nos haya tocado desarrollarnos, es tan digno como cualquiera, a pesar de los propietarios de la moral oficial en cada momento. No renegamos de nada, más aún, sentimos el orgullo de haber navegado en el mejor espacio temporal de esta piel de toro, desangrada, destruida y reconstruida con el esfuerzo de nuestros abuelos y padres. No tenemos derecho a ponerla en peligro porque nuestros hijos y nietos, como sus descendientes, nos reclaman un ejercicio de responsabilidad, como mínimo, al nivel de quienes nos precedieron. Pero esto no ha terminado. El tres de febrero de 1954 nos está esperando para relatar hechos y curiosidades, que parecen reproducirse ahora y explican nuestros presentes. Ahí vamos. 27-05-2018.