La Feria termina, amigos y hay que aprovecharla y disfrutar con los compases finales, por cierto, ¿estuvisteis en “El Día de los Tebeos”, ese modesto homenaje dedicado a los cómics españoles en la puerta de la Filmoteca o viejo cine Capitol el pasado domingo?. Espero que sí.

Allí, acariciados por un vientecillo revoltoso y refrescante y protegidos por decenas de programas feriales, volvían a brillar con luz purísima decenas de personajes del noveno arte hispano que encandilaron a varias generaciones cuando el cuaderno de aventuras se convertía en bálsamo, esencia y elixir para los chicos y grandes de la precaria postguerra.

En las mesas, cedidas gentilmente por el Ayuntamiento, aguardaban impacientes y una pizca nerviosos, y su entrañable Pedrín tornando a la pelea frente a Svimtus, el “Hombre Diabólico “ y sus secuaces atentos al fatídico “Rayo de la Muerte”.

A su vera, verita, afilaba su espada El Guerrero del Antifaz, héroe albaceteño- valenciano conducido sabiamente por un vallisoletano de tronío tantas vences citado en esta serie “viñetera “. Me refiero, por supuestísimo a don .

El paladín de los tenía mucho que decir, respaldado, eso sí, por su fiel y rubio escudero Fernando. Y allá, en la mesa de al lado, sonreían temblorosas, y Sarita, damas de la míticos titanes observados atentamente por la valiente, bellísima… y celosa Zoraida, ex favorita del pérfido reyezuelo Alí – Kan. “El Capitán “, a punto de cumplir la sesentena, rivalizaba con “El Jabato “, “El Cachorro “, “Pantera Negra “ y “El Puma “, apoyado por Crispín y Goliath, precisamente, Daniel Araque – “Dani “ -, uno de los visitantes a la gala, me regaló una deliciosa figurita del afable “Cascanueces “ al tiempo que me hablaba de “Anacleto “, el agente secreto del genial , encarnado en la pantalla grande por un Imanol Arias en plena forma.

y , las preciosas niñas de Antonio y , ojeaban “Pulgarcitos “ y cuadernillos de la “Colección Azucena “, y , el flamante armero de la calle de la Feria pasaba las páginas de “Flecha Roja”, revista gestada en 1962 por gentileza de la Editorial Maga, en el esplendor de una Feria que conmemoraba el primer centenario de Albacete como ciudad ya que hasta 1862 nuestra capital había estado considerada como villa, desde que en 1375 el Marqués de le concediera el privilegio de villazgo.

“Flecha” cooperaba en la epopeya de casi setenta números con las aportaciones de Juanita, “Pluma Roja”, Pancha, Barón, Jorge y un Morgan que poco tenía que ver con el pirata del mencionado “Cachorro“. El autor del cartel premiado que enriquecía el programa de la Feria se llamaba Fermín, lo mismito que el simpático estanquero de Menéndez y Pidal, el cual recibía telegramas a granel. Pedrín Villaescusa Fenor, el hijo del chambilero, confitero y hombre todo terreno, Pedro, evocaba las correrías de “Apache”, “El Capitán España” y “Carlos de Alcántara” e , extraordinario “” en la pelis de Santiago González, leía y releía cosillas de su idolatrado “Cosaco Verde”, acomodado al laíto de Pedro Pérez Blesa, primo hermano de el ibañés, que me ayudo a recoger mesas, sillas y tebeos al final de la jornada.

Los adictos al humor reían con las salidas y “entradas” de “Sir Tim O teo”, el hijo adoptivo de Raf que parecía buscar los senderos que le conducirían a la Feria albaceteña animando a al sargento Blosp y a Huggins, Patson y Raha – Mon a acompañarle a partir de 1971, excelente añito para la parcela manchega que lentamente se recuperaba de los zarpazos de antaño y se convertía en una población moderna ( se construía el nuevo Hospital General y se preparaban los terrenos del futuro Polígono de Campollano ).

, ataviado de manchego clásico, “El Mago Blanco “, y , , y la prensa, radio y televisión alentando a los tebeos en el ecuador de una Feria que culmina con la misa en honor a la Virgen de Los Llanos, el mano a mano de “El Juli “ y Perea, el piromusical de campanillas y el cierre de la Puerta de Hierros. Nada más, un abrazo y … ¡ Hasta el jueves que viene…y por favor, hacedme el regalo de ser felices!.

Valeriano Belmonte