La falta de financiación es uno de los principales problemas que afectan a los autónomos en la actualidad, algo que desde OPA hemos venido denunciando en reiteradas ocasiones. Por este motivo, el paquete de medidas aprobadas el pasado viernes por el Consejo de Ministros, entre las que se encuentra la puesta en marcha de financiación no bancaria para facilitar el crédito a las pequeñas y medianas empresas, supone una buena noticia para nuestro colectivo.

Pero es necesario que estas medidas se traduzcan en financiación real y que sean concedidas a los trabajadores por cuenta propia con facilidad y sin trabas. Asimismo, resulta primordial que las entidades bancarias no gestionen esta línea de crédito para que no suceda como con las líneas del (ICO), que en la mayoría de los casos son denegadas a los autónomos debido a las duras exigencias que imponen los bancos, a pesar de tratase de dinero público.

Hay que tener en cuenta que si se facilita el crédito a las microempresas y a los autónomos, que representamos el 90% del tejido empresarial, no sólo se estará contribuyendo a que los trabajadores por cuenta propia puedan continuar con su actividad e inviertan en materiales o nuevas tecnologías, sino que además, se estará posibilitando que dispongan de crédito para ampliar o expandir su negocio, algo muy importante a la hora de generar empleo y riqueza. Y más aún con la actual coyuntura económica.

Pero las ayudas encaminadas a mejorar la financiación deben estar diversificadas y tienen que beneficiar a todos los autónomos por igual, con independencia de su actividad, al tratarse de un colectivo muy heterogéneo que representa a más de tres millones de profesionales en España.

Otra buena noticia para los autónomos ha sido la aprobación del Real Decreto-ley 3/2014 sobre medidas urgentes para el fomento del empleo y la contratación indefinida y que recoge la puesta en marcha de una ‘tarifa plana’ de 100 euros al mes en las cotizaciones empresariales por contingencias comunes para todos los nuevos contratos indefinidos.

Esta medida, además de fomentar la creación de puestos de trabajo y la generación de riqueza, beneficiará a aquellos autónomos que quieran contratar a nuevos trabajadores, puesto que supondrá una rebaja considerable en las cotizaciones sociales, y que puede traducirse en un ahorro general del 75% para los empleadores, circunstancia que podría animar a la creación de puestos de trabajo.

Esperemos que tenga la misma aceptación que la ‘tarifa plana’ de 50 euros, la cual desde su entrada en vigor (febrero de 2013) ha posibilitado que 160.000 personas se hayan dado de alta en el (RETA), según comentó en su día la ministra de Empleo, .

Con nuestro trabajo, esfuerzo y profesionalidad, los autónomos vamos a sacar a España de la crisis económica. Pero para generar empleo y riqueza necesitamos ayuda de las administraciones públicas y privadas a modo de financiación. Y es que sin crédito difícilmente podremos continuar con nuestra labor y tendremos complicado seguir escribiendo con letras mayúsculas la calidad y el buen hacer que ha alcanzado la marca España.

Artículo de opinión de , presidente de la , (OPA).