He leído en estos días tres artículos lúcidos y rigurosos sobre lo que está ocurriendo en el PSOE en estos últimos tiempos en España.

Los tres artículos de los que hablo son “Posverdades y primarias socialistas” del economista Manuel Escudero y publicado en el digital CTXT, “España en su laberinto” del abogado y Presidente del de desde 1996 hasta el pasado mes de enero, , que fue publicado en el digital INFOLIBRE y “Asamblearismo, democracia y sentido común” del sociólogo , publicado en el digital de la FUNDACIÓN SISTEMA.

Resumiré sus conclusiones y las pondré en relación también con lo que, bajo mi punto de vista, ocurre en el PSOE.

Empieza Manuel Escudero recordando la palabra del año 2016, “posverdad”, esa información falsa que se comparte y es tomada por verdad rápidamente. Más allá de los hechos y realidades, lo que de un tiempo a esta parte ha servido en política ha sido conectar con la gente emocionalmente, de ahí el éxito del Brexit y de Trump.

Entre estas posverdades, destacan cuatro que se cuelgan como sambenitos al proyecto de , a saber: quiere romper España, va a podemizar el PSOE, va a romper el PSOE y no ha tenido buenos resultados electorales.

Una a una, desmiente fundadamente estas falsedades.

Respecto a romper España, recuerda que el artículo 2 de la Constitución ya recoge la plurinacionalidad en este país, como reconocía Peces Barba, en el sentido de que “no hay más que una nación soberana que es España, que es además el poder constituyente”, pero puede haber unas “naciones culturales que no son soberanas”.

Respecto a va a podemizar el PSOE, el proyecto de Pedro Sánchez no se parece al de Podemos, “ni en sus principios, ni en su concepción de las reformas, ni en la mayoría de las propuestas políticas ni en su posicionamiento de cómo integrar España”, pero “no significa que la mejor táctica con el vecino sea el aniquilamiento mutuo”. Hay que conseguir con todas las fuerzas progresistas, incluidos los sindicatos de clase, “una alternativa realista para vencer a la derecha”.

Respecto a que va a romper España, recuerda que lo que está ocurriendo en el PSOE “tiene dos tiempos bien definidos. El primero el de una contienda electoral en primarias” donde se harán valer las posiciones de cada candidato y , que consiste en la integración para recomponer la unidad y cohesión “una vez declarado el resultado electoral”.

Respecto a que no ha tenido buenos resultados electorales, recuerda que el declive electoral del PSOE se inició en el año 2011, con Rubalcaba, cuando se perdieron 4,3 millones de votos. En el 2015, se perdieron 6.7 puntos respecto al 2011, pero “por debajo de lo que ocurrió en las autonómicas de la mayoría de las CCAA” como Castilla la Mancha en la que perdimos 7,29 puntos y con una diferencia poco notable frente a la candidata que perdió 4,09 puntos. Pedro Sánchez evitó el sorpasso, en un momento en el que entraron en liza nuevos competidores electorales como fueron Podemos y Ciudadanos.

Yo añadiría otra posverdad. Quieren hacer creer que quienes nos posicionamos en Castilla la Mancha con el proyecto de Pedro Sánchez, estamos en contra de las políticas de . Otra falacia. Los que estamos en el día a día de la política socialista en esta región, sabemos que el está reconstruyendo el futuro de la gente de nuestra Comunidad.

Otras de las acusaciones que se vienen haciendo a las personas que queremos más participación en el seno del PSOE, es que queremos convertirlo en un partido asambleario. Afortunadamente, un intelectual socialista como es Tezanos, da luz sobre este tema. Recuerda que “buena parte de la vida habitual de los partidos democráticos como el PSOE discurre en torno a Asambleas, empezando por las que tienen lugar regularmente en las Agrupaciones Locales y Territoriales. Lo que reclamamos es que el PSOE sea “un partido de ciudadanos libres y responsables, que deciden quién y cómo se gobierna el partido y para qué” y no que “tienda a convertirse en un partido de súbditos obedientes a los que solo se les pide que callen y obedezcan, y todo lo más que acudan a los mítines cuando así se les mande, para aplaudir y hacer bulto en los telediarios”, sin que se pueda oponer al derecho legítimo que todos tenemos de pensar por nuestra cuenta y a ejercer el derecho al voto, “ningún tipo de matonismo intimidador”. Afortunadamente, más allá de los avales, en los que a muchos compañeros y compañeras les van a obligar a que sus nombres y apellidos acompañen a determinada candidata, nos quedará el voto oculto y libre del 21 de mayo.

En el tercer análisis, el que realiza Sanroma, se pone el énfasis en la situación “pendiente de un hilo que puede romperse pero también, como si fuera el de Ariadna, puede ayudarnos a salir del laberinto”. Es lógico que el PSOE pretenda recuperar su condición de partido mayoritario y quiera albergar en su seno un pluralismo social e ideológico, con sus consiguientes diferenciaciones políticas, como ya lo fue durante tres lustros en los ochenta y principios de los noventa. “Electoralmente volvió a ser mayoritario en 2004 y 2008 pero en afiliación, dejó de serlo desde hace más de dos décadas, entre otras razones, porque el aparato se convirtió en una máquina de empaquetar clientela, expulsar participación y devaluar el debate”.

“Rajoy dejó en el laberinto a los tres partidos que comparecieron en las elecciones de diciembre de 2015, con el objetivo más que razonable de apartarlo de la Presidencia. Gobernaba España desde la indecencia”. Este objetivo fallido, tiene la consecuencia de que se sigue gobernando este País en un momento en el que aun creciendo económicamente, se sigue repartiendo desigualdad como lo demuestra, entre otros, el dato que nos han recordado esta semana, en el que se sitúa a España, por detrás de Rumanía y Grecia, como el país con la tasa de pobreza infantil más alto o con el mayor ataque a la libertad de expresión que se ha padecido desde el franquismo.

“La línea abstencionista triunfante contribuyó a implantar un funcionamiento del nuevo sistema de partidos que lo bloquea en el predominio de la derecha”, aunque el PSOE podrá salir de su laberinto con el activismo de un amplio sector de la militancia.

Poco ayuda que en Agrupaciones como la de Albacete, el aparato local, regional y la propia Gestora tengan bloqueada la posibilidad de que nuevos militantes puedan participar con normalidad en el devenir del PSOE, porque han observado que es la primera vez que no han controlado la voluntad de incorporación de nuevas personas. Hasta ahora solo eran esos aparatos los que promovían la incorporación de afines con el único objetivo de ganar asambleas. Ahora lo que la mayoría de la militancia quiere con el apoyo mayoritario de los simpatizantes de la socialdemocracia, es ganar el futuro para la mayoría de la gente.

Artículo de opinión de - Jefe del Servicio de para el Empleo de la JCCM