El pasado 18 de enero las campanas de iglesias y conventos de Toledo repicaron de un modo diferente y especial. Un concierto de altura; ya que desde unas 25 torres de la ciudad y bajo una misma batuta se anunciaba el gran acontecimiento del año: la conmemoración del IV Centenario de la muerte de .

Era una bienvenida al nuevo año que, como una premonición, anunciaba algo grandioso como así ha resultado ser, después de doce meses de incansable trabajo e ilusión de todos los que acudimos a la llamada de la Fundación Greco 2014, en su reto de ahondar en el conocimiento del cretense y ponerlo en relación con el mundo actual.

Su presidente, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis tuvo claro desde el principio que El Greco merecía un año especial ya que es, sin duda, el pintor que más influencia ha ejercido en la pintura del siglo XX, pese a que su memoria se perdió en el olvido casi trescientos años.

Para llevar a cabo este ambicioso proyecto se tenía que obrar, como el propio Marañón reconocía, el milagro. Y así fue, la Fundación, creada para este fin, fue financiada en más de un 85% con patrocinios no institucionales.

Globalcaja no lo dudó ni un momento y dio el paso. Nuestra implicación como primer patrocinador en toda España pretendía, además, provocar un efecto llamada que hiciera a otras entidades e instituciones sumarse a este proyecto, objetivo que se ha conseguido gracias a la formidable labor de la Fundación El Greco 2014.

No podía ser de otra manera, ya que se trataba no solo de un acontecimiento cultural de primer orden sino que, además, este año ha servido para poner a nuestra tierra en el centro neurálgico de España.

Ha sido un momento irrepetible y un año histórico. Nunca antes se habían expuesto conjuntamente tantas obras del Griego de Toledo, en el mejor marco posible, y acompañadas de una serie de eventos sociales y culturales tan especiales (me refiero en especial a los dos Réquiem que tuvieron lugar en el marco incomparable de la catedral de Toledo).

Esta conmemoración ha ayudado a muchos a redescubrir nuestra región: su riqueza gastronómica, artesanal y comercial, nuestros espacios naturales, además del enorme potencial cultural. Ha servido para reivindicar nuestro rico patrimonio y ha provocado un efecto dinamizador en el ámbito social y en lo económico, creando riqueza y empleo, tarea esta, en la que todos debemos estar implicados.

Estos son los motivos por los que Globalcaja, consciente de la transcendencia del momento, quiso ser el primer patrocinador de El Greco 2014, ya que todos (Instituciones, Fundaciones y Patrocinadores) deberíamos estar a la altura de lo que significaba, desde todas las perspectivas, la conmemoración de la muerte de uno de los artistas más grandes de la pintura de todos los tiempos.

Este año 2014 ha sido también un buen momento para conocernos más y mejor. La nuestra es una hermosa tierra y somos herederos de un extraordinario legado. Dejemos claro, ahora y siempre, que Castilla La Mancha está viva y llena de inquietudes que nos conducen a un hermoso futuro.

Quisiera desde estas líneas compartir el éxito de la conmemoración del IV Centenario de la muerte de El Greco que ha sido una excelente ocasión para volver a mostrarnos como somos; porque así también es Globalcaja, una entidad seria, sólida y comprometida como así lo hemos demostrado con este patrocinio.

No debemos perder el excelente ritmo que hemos adquirido todos este año y aprovechar cuantos acontecimientos puedan surgir en nuestro entorno, como el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús o el IV Centenario de la publicación de la segunda parte de El Quijote; dos acontecimientos que volvieron a dar universalidad a Castilla La mancha y que bien merecen un año 2015 de reconocimiento.

Quiero aprovechar la ocasión para desear lo mejor en estas fechas a los lectores de SU MEDIO, ofreciéndoles un año más, la disposición y el servicio profesionalizado de Globalcaja, su Caja Rural de siempre.

Artículo de Higinio Olivares Sevilla - Presidente de GLOBALCAJA