Estamos viviendo momentos que pasarán a los anales de la Historia, con mayúsculas. Sinceramente, he tenido que oír o repetirme varias veces esta frase para darme cuenta de la transcendencia de su significado.

Antes no me había planteado si monarquía, sí, o monarquía, no. Cuando las cosas funcionan, no las aprecias. Y es que, pensándolo bien, la monarquía española, en la figura de sus majestades I de Borbón y Dña. de , ha funcionado bien.

El rey comenzó siendo un elemento de concordia y unión para la transición a una etapa democrática dónde, gracias a la buena voluntad de todos los españoles, se alcanzó la reconciliación entre quienes pasaron las penalidades de una guerra entre hermanos. Aunque todavía hoy, por desgracia, unos pocos, que no la padecieron, se empeñan en levantar ampollas y ser protagonistas. Pero esta es otra historia.

Su majestad dio inmediata confianza y serenidad a la nación en los convulsos sucesos del 23-F y ha sido el mejor embajador que ha tenido España.

El rey ha mediado en infinitos procesos, ora por la paz, ora para procurar el interés económico y social del país, yendo más allá del mero procedimiento diplomático nacional o internacional, y en ocasiones, poniendo en juego su amistad personal al servicio de España.

Si nos venimos a Albacete, son también numerosos los parabienes que se han conseguido gracias a su intervención. Me consta que más de un alcalde se lo ha reconocido, recientemente, con agrado y públicamente.

¿Y qué decir de la reina? Una extraña en tierra extraña cuando llegó, que ha sabido ganarse con sus actos, discretos y amables, la simpatía del pueblo español. Trabajadora, afable, ocupando siempre su lugar, igual con los más altos dignatarios que al lado de los más necesitados. Todo mi respeto para ella.

Sin duda, esta monarquía ha aportado un valor añadido a España, un valor único que cualquier otro Jefe de Estado, probablemente, no habría podido aportar. Y de ello nos hemos beneficiado todos los españoles, todos, también quienes protestan.

Como a mí me enseñaron que “es de bien nacido ser agradecido”, tras reflexionar estos días, sólo puedo decir a SSMM Reyes de España, D. Juan Carlos y Dña. Sofía, GRACIAS.

Artículo de opinión de Maravillas Falcón - Diputada nacional del