Como cada año, celebramos en este 15 de octubre el Día Mundial de la Mujer Rural, una fecha que si bien, este año adquiere una relevancia especial, al coincidir con la apertura del V Centenario del Nacimiento de de Jesús, que es quien marca esta celebración.

La Santa fundadora, reformadora y emprendedora, constituye un referente fundamental para todas las mujeres del entorno rural a quienes hoy dedico estas palabras. Hay que destacar de la Santa su capacidad de emprendimiento, valentía y cualidades para afrontar cualquier reto; una figura muy adelantada a su tiempo. Hoy, la figura de la mujer rural, que representa la mayor parte de mujeres de nuestra región, aporta los valores necesarios para sacar adelante nuestra tierra.

Nuestra región es eminentemente rural; en Castilla-La Mancha, el 30% de los titulares de explotaciones agrícolas son mujeres. En este sentido, es de recibo reconocer la valentía de todas ellas, que luchan día a día por sus tierras, su producción, al tiempo que compaginan el trabajo con la atención a sus familias, tareas que necesariamente debemos compartir hombres y mujeres.

Al mismo tiempo, son miles las emprendedoras que ligan el desarrollo de nuestros pueblos con la innovación, la valentía y unas iniciativas novedosas que están sacando adelante a muchas familias del entorno rural. De ahí que ese esfuerzo sea y será siempre recompensado con el apoyo incondicional del , que no cejará en el empeño de premiar vuestra decisiva contribución al desarrollo económico, social y cultural de nuestras zonas rurales.

Con este objetivo, el Gobierno de Castilla-La Mancha seguirá apostando por implantar medidas de emprendimiento y formación para potenciar el papel de las mujeres rurales en nuestra sociedad. De este modo, lograremos la incorporación de la mujer rural a todos los procesos de la actividad agraria, incrementando su presencia en el sector, garantizando la igualdad de oportunidades y compatibilizando dichas labores con la vida familiar.

Su trabajo y su esfuerzo mantienen vivas nuestras tradiciones, atraen población a las pequeñas localidades y contribuyen al rejuvenecimiento de nuestros pueblos. Por ello, es de justicia resaltar la importancia de su papel en las decenas de municipios de nuestra región que, si no fuera por su labor, correrían el peligro de desaparecer, pues la gran mayoría de las explotaciones agrícolas castellano-manchegas se hallan en zonas que reclaman poder garantizar su supervivencia.

A todas las mujeres rurales: Os animo a continuar por esta senda de prosperidad que habéis iniciado y en la que el Gobierno siempre os acompañará. Si Castilla-La Mancha es hoy una región más próspera, más productiva y más esperanzadora es, en parte, al empeño de miles de ciudadanos que, como vosotras, con vuestro trabajo y vuestras ganas, servís como ejemplo todos los castellano-manchegos.

Artículo de opinión de , Presidenta del Gobierno de de Castilla-La Mancha