Esta sábado he estado, junto a y su hermana, en el acto de presentación de la candidatura del PSOE al Ayuntamiento de La .

Por muchas razones, teníamos un gran interés en estar en ese acto, junto a muchos amigos, entre ellos Ángel Felpeto, , y otros muchos, pero sobre todo por acompañar y oír por primera vez al que con toda seguridad va a ser el próximo Alcalde de la Roda, a Amores.

Y puedo asegurar que ha merecido la pena dedicar esta mañana a este menester.

He visto un ambiente jovial, lleno de ilusión, de esperanza, de alegría, de euforia que hacía tiempo no veía. He visto a un equipo joven, comprometido, limpio, con ganas de trabajar por La Roda y sus gentes, y junto a ese equipo un gran capitán, a Juan Ramón, con las ideas claras, con empatía, con ganas e ilusión y además con capacidad de liderazgo.

Hemos disfrutado, hemos aplaudido, incluso alguna lágrima se ha desprendido. He visto a Ángel Felpeto, como buen maestro dando consejos, trasladando conocimientos y experiencias y hacerlo con esa humanidad que le ha caracterizado siempre, además de reivindicar el buen hacer que Juan Ramón como director general de Juventud y deportes.

He visto a un Jesús Perea humano, sensible, cercano, hablando con el corazón de su pueblo y sus gentes, de su vida, de su experiencia personal y política, de subir a la cresta de la ola y bajar al fondo, de cómo tras caer levantarse y seguir mirando hacia adelante; de la añoranza de España cuando decidió marcharse unos años a Inglaterra; de la red que supone el Estado del Bienestar cuando esta se necesita de verdad, y sobre todo defendiendo ideas y principios netamente progresistas y de izquierdas. Y lógicamente de su relación y amistad desde hace años con Juan Ramón, de cómo lo conoció y lo fichó para la política, de cómo lloró cuando se enteró de su enfermedad, y de ese carácter tan especial que le rodea. No me equivoco si digo que Jesús es una de las mentes más claras y positivas que tiene el PSOE y la izquierda de este país. Es un lujo el que lo tenga en su equipo de asesores.

Y he escuchado atentamente y con interés toda la intervención de Juan Ramón. Y no me ha defraudado en absoluto, todo lo contrario. Ha sido una intervención fresca, llena de ideas, de luz, de propuestas, de compromiso, de anécdotas, de vivencias personales, del anuncio de que no va a parar de llamar a las puertas que sean necesarias para lograr el desarrollo integral de su pueblo, y sobre todo con firmeza a la hora de anteponer a cualquier otro interés, el de La Roda y sus gentes, empezando por las más débiles. Su anuncio de que va a ser el Alcalde todos y todas, sin importarle de donde vienen, ni que piensan. No ha ofendido a nadie, ni incluso a aquellos que están difundiendo mensajes falsos sobre su persona en estos dias. Ha anunciado algunas cosas que no podrá hacer, como por ejemplo no bailar con la Reina de las fiestas por razones obvias. Ha defendido las tradiciones de la Roda, su cultura, sus fiestas, su industria, sus miguelitos y sobre todo el trabajo y el esfuerzo diario, el dialogo con todos, y muy especialmente el sentido común a la hora de gobernar. Y ha pedido a su equipo que no regateen ningún esfuerzo. He visto, en definitiva, al capitán de un gran equipo con capacidad e ilusión para liderarlo.

La Roda, pueblo con el que llevo muchos años comprometido personal y familiarmente, no en vano la madre de mis hijas en Rodeña hasta la médula, necesita después de 32 años de gobierno de la derecha un cambio de verdad, necesita un nuevo proyecto, una nueva ilusión y para ello, nadie mejor que , y todo ese gran equipo de hombres y mujeres del que ha sabido rodearse.