Se abre la campaña electoral al parlamento europeo. Aunque lo comenté en un artículo anterior, insisto en la importancia de acudir a las urnas en estos comicios del 25 de Mayo, porque las decisiones europeas cuentan, y mucho, en nuestra vida cotidiana y sería absurdo autocastigarnos como país, pensando que castigamos a los políticos.

Pero hablando del futuro de y de elecciones, hoy quiero dedicar este artículo a mi candidato preferido, . España gana con esta gran persona, tan carismática, inteligente y sencilla, al tiempo que buen negociador y conocedor de los entresijos de las instituciones europeas.

Son muchos los logros que como Ministro ha conseguido en esta, breve pero intensa, legislatura: en materia de Política Agraria Común y Desarrollo Rural, para que nuestros agricultores y ganaderos sigan manteniendo el mismo nivel de ayudas, lo que por supuesto, viene muy bien a nuestra región; también la representatividad de las Organizaciones Agrarias; la Ley de la Cadena Alimentaria; la Ley de Cooperativas Agroalimentarias; el acuerdo de pesca con o la Ley de Costas; la de y además, ha dejado bien encauzado el Plan Hidrológico Nacional, que desbordó al gobierno socialista.

Por toda esta labor muchos españoles le damos las gracias.

Miguel Arias Cañete tiene una amplia trayectoria política junto al : por dos veces, Ministro de Agricultura y Pesca; ha ostentado escaños como Senador y como Diputado Nacional; fue parlamentario regional por Andalucía, pero también se forjó como Concejal, en Jerez de la Frontera.

Siempre ha apostado por . Desde 1.986 hasta 1.999, nada menos que 13 años, ha sido europarlamentario.

Resumiendo mucho, profesionalmente, ha ejercido como abogado, profesor de Derecho Comunitario Europeo; es, además, Abogado del Estado y habla inglés, francés, tiene nociones de alemán y “se pelea” con el chino.

Como pueden ver “igualito”, “igualito” que el currículo de su contrincante socialista. Les animo a que lo busquen y comparen. No les llevará mucho tiempo.

Miguel Arias Cañete tiene sus objetivos muy claros, al lado del Partido Popular y de España. Es una persona campechana, cercana y afable, además de un luchador y trabajador incansable, por lo que no me cabe duda de que es el mejor candidato de que dispone España para defender los intereses de nuestro país en la Unión Europea.

Lo que hace grande a Miguel es que sigue “pisando la calle” y conociendo la realidad de España, desde el pueblo más pequeño, por tierra y por mar, hasta Europa.