El próximo 27 de septiembre estamos llamados a las urnas toda la afiliación del La Mancha, para que finalmente, el 7 de octubre, en el que tendrá lugar, en nuestra querida ciudad, en Albacete, salga proclamado el Presidente que nos dirija, como mínimo, los próximos cuatro años, y ante unas elecciones autonómicas y municipales, inminentes y más que importantes.

Siempre he pensado que la valentía es una virtud democrática, enraizada en el derecho y en la responsabilidad de elegir. La paralización, la voluntad estancada, el preferir que las coyunturas sigan su curso azaroso y sometido a las dinámicas sin control, el aceptar que las decisiones sean tomadas por otros, la comodidad de no intervenir, de no arriesgarse a una equivocación, suponen una forma camuflada de vasallaje, una apuesta por los beneficios turbios que puedan aportarnos las situaciones enquistadas o una negación pública de nuestra libertad, una renuncia a sentirnos dueños de nuestros destinos. La política nos debe dar derecho a la confianza, a la libertad y a las ilusiones compartidas.

El Partido precisa de la voz de una afiliación despierta, activa, dinámica, ilusionada, renovada y unida que nos diga por dónde tenemos que ir. El Partido Popular de Castilla La Mancha necesita un candidato de las bases, necesita un candidato de la calle, necesita un candidato que escuche y, para mi, ese candidato es , sin lugar a dudas. Es el único capaz de abrir puertas y ventanas para reilusionar a la gente y decirles que la política merece la pena, pero con pasión, con ambición, sin arrastrar los pies.

Carlos es el candidato que aboga por una renovación en la que se conserve lo que ha funcionado, en la que se cambie lo que se puede mejorar, una renovación que no es generacional, sino que incluya a los que están y que haga más espacio a aquellos que se fueron, a aquellos que piden una oportunidad, o a aquellos que piden paso, que se integre a gente con verdadera vocación pública con ganas de trabajar por unas siglas que, como muchos, llevamos grabadas en el corazón. Como el propio Carlos hace hincapié, su proyecto se basa en tres pilares, que serán “escuchar más a los afiliados para conocer la realidad de Castilla-La Mancha, tomar las decisiones lo más cerca de los municipios y las juntas locales, descentralizando la toma de decisiones, y recuperar a todas esas personas que en algún momento se desencantaron del PP”. Por todo ello, os digo que con Carlos Velázquez nadie pierde, todos ganan.

Esperamos un proceso limpio, donde predomine la libertad de voto por parte de afiliado, y es que la afiliación está llamada a asumir el liderazgo en momentos históricos como este, debemos luchar por nuestros ideales hasta el final, entendiendo que los procesos de cambio no se hacen de un día para otro.

Les invito a reflexionar con una frase que dejó para la posteridad .: “Un hombre no mide su altura en los momentos de confort, sino en los de cambio y controversia”.

Artículo de opinión de Antonio Martínez Iniesta, coordinador de la campaña de Carlos Velázquez en Albacete ciudad

Miembro del Comité Ejecutivo Provincial del Partido Popular de Albacete

Miembro del Comité de la Candidatura de Carlos Velázquez