“De oca a oca y tiro porque me toca” es lo que suele decirse cuando se disfruta con ese entrañable y ameno juego que consta de una serie de sesenta y tres casillas pintadas sobre un cartón que representa ocas y otras cosas con dados que deciden la suerte de los “concursantes”, por cierto, que han sido muchos los dibujantes de historietas los que han plasmado las viñetas del entretenido jueguecito, incluido Karpa, uno de los artífices del semanario Jaimito.

En esta ocasión, un servidor lanza con brío: “De año a año y tiro en pos de un “escaño”, es decir que avanzo y gano metraje mortadelino y me quedo en 1969 con las noticias felices y tristes de aquellas lejanas fechas, por ejemplo, el 15 de abril fallecía la reina , bisabuela de nuestro Rey , el Festival de Eurovisión celebrado por primera vez en España, en el escenario del madrileño Teatro Real, contaba con ¡Cuatro ganadoras¡, entre ellas la cantante paisana Salomé que interpretó “vivo cantando” cerca de las representantes de Gran , y Francia. La Nave Apolo XI se posaba en la superficie lunar y los astronautas Armstrong, Aldrin y Collins eran lo primeros que pisaban la Luna el histórico 21 de junio.

Felicidad para y Carlo Ponti que se convertían en padres del niño Carletto… y espanto en los Estados Unidos por la terrible muerte de Sharon Tate, actriz y esposa del Román Polanski que murió asesinada por el sádico Charles Manson y su secta. Se iban para siempre Boris Karloff, el irrepetible monstruo de Frankenstein, la adorable , imborrable Dorita de El Mago de Oz, Robert Taylor el Ivanhoe que nos hizo vibrar en la infancia y Jeffrey Hunter, el “” de la famosa cinta del 61 que se rodó en la “Ciudad Encantada” conquense y en diversos rincones hispanos.

Los que seguían rodando con celuloide de categoría y agallas a prueba de cañón continuaban llamándose… ¡Mortadelo y Filemón!, por supuestísimo, los mozos del insigne Ibáñez que iban a la caza y captura de Joe “Mediopalmo”, Jeremías “El Andóbal”, Mac Estampitez, el peligroso timador Billy “El Maño” que cumplía, según , una condena de 745 agostos por delitos, gamberradas y asaltos nocturnos, diurnos y taciturnos (el “honrado” caballero se había fugado de la cárcel “la Rejilla” y amenazaba con volver a las andadas “andando” de mal en peor).Para intentar frenar sus desmanes y los de el “Cantarillo”, Mortadelo se disfrazaba de serpiente, ama de casa cosiéndole la camisa a su jefe, y de dama vestida de azul sin la muñeca y el canesú que tarareaban las niñas de mi barrio.

El bandolero de marras. O sea “El Maño”, se ocultaba en un castillo abandonado con fantasmas que resultaban ser armaduras cubiertas con sábanas para protegerse del polvo y las telarañas de turno en instantes de euforia del doctor “Bacílez “, que no vacilaba al presentar su penúltima creación biológica … y tremeda pues bastaba con un ligero roce en la piel para convertir a cualquier humano en mono.

Aparte de eso el revoltoso, patoso y sensacional Mortadelino se trocaba en mendigo, taxista… de carros de combate, “golfista” pese a que era tan casto como el bíblico José, que rehuía el acoso, asedio e intenciones eróticas de la mujer de Putifar (el celador decía “Butifás”) … y entraba triunfalmente con su amo y lugarteniente Filemoncillo en la revista Gran Pulgarcito decididos ambos a currar en “El sulfato atómico” nada más y nada menos que en 46 páginas del ala. Mortadelo y Filemón recibían en el supercitado 1969 el “Aro de Oro “ a los personajes infantiles más populares… y con esto termino por el momento poniendo a Dios por testigo y pidiéndole perdón a Escarlata O’Hara, heroína de Lo que el viento se llevó, por copiar sus míticas palabras, que tornaré la semana siguiente con los muchachos de un Ibáñez Talavera incombustible y genial despidiéndoos con un Abrazo “así de gordo” como suele decir él con arte, cariño y gracia por el hilo telefónico… ah y que los os traigan sendos regalos ya que habéis sido más buenos que el jamón de pata oscura. “!Adios, amiguitos¡”.

Valeriano Belmonte