Las Mutuas de Accidentes de Trabajo son asociaciones privadas de empresarios sin ánimo de lucro que, desde 1900 hasta el día de hoy, como entidades colaboradoras en la gestión y sostenimiento de la , han destacado siempre por la calidad en la atención y protección que prestan a sus empresas asociadas y al colectivo de trabajadores protegidos, siendo fieles a tres principios fundamentales como son la atención personalizada, la calidad asistencial y la labor de responsabilidad social que llevan a cabo, convirtiendo a estas organizaciones empresariales en pioneras en lo que hoy se ha venido a denominar Responsabilidad Social .

La clave del éxito de las Mutuas se ha basado en la excelencia que, año tras año, se ha venido materializando en la gestión de las prestaciones que tienen encomendadas, gracias a la mejora continua de sus procedimientos, procesos y tareas desarrolladas en su trabajo diario. Esta excelente gestión es lo que permite ofrecer una atención más personalizada y eficiente que ayude a una mejor recuperación de la salud de los trabajadores que sufran cualquier tipo de contingencia, ahorrando a su vez costes a las empresas y ayudando a la sostenibilidad del Sistema de Seguridad Social, por medio de las aportaciones que las Mutuas realizan de manera periódica a los Fondos de Prevención y Rehabilitación, y de Reserva de la Seguridad Social gracias a los excedentes económicos derivados de su gestión.

Desde su función como Entidades Colaboradoras con la Seguridad Social, su ámbito de actuación se ha cimentado en el éxito de una excelente gestión integral de las Contingencias Profesionales que las Mutuas cubren, por lo que cuentan con la confianza de prácticamente todos los empresarios españoles, ya que más del 98%, más de 1.361.000 empresas han optado por cubrir voluntariamente con una Mutua las Contingencias Profesionales de sus trabajadores.

Asimismo, la Administración ha venido ampliando el ámbito de colaboración de las Mutuas con la Seguridad Social que, a día de hoy, además de gestionar las Contingencias Profesionales, se materializa, en la gestión de la prestación económica por Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes, en la gestión de las prestaciones económicas por Riesgo durante el Embarazo y la Lactancia Natural, así como en la gestión económica por Cese de Actividad de los Trabajadores Autónomos y las prestaciones para el Cuidado de Menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave.

Dentro de la gestión integral y responsable que las Mutuas realizan de las Contingencias Profesionales que cubren, se pueden destacar, entre otras, las actividades de Prevención orientadas a la reducción de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales en las empresas y sectores de actividad con mayores indicadores de siniestralidad, ayudando y motivando a las PYMES a integrar la Prevención de Riesgos Laborales en el seno de sus organizaciones, todo lo cual constituye un importante ahorro, tanto en accidentes evitados, como en costes económicos para las empresas y el Sistema de Seguridad Social, ayudando así a su competitividad y sostenimiento.

En el caso de sufrir un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, las Mutuas ofrecen una rápida e inmediata asistencia sanitaria de máxima calidad, mediante la realización de pruebas diagnósticas, aplicación de tratamientos médicos o quirúrgicos, que pueden ser necesarios para recuperar al trabajador accidentado, ayudando así a su total y pronto restablecimiento, para que pueda reincorporarse totalmente recuperado a su puesto de trabajo.

Durante ese periodo de baja laboral, la Mutua es la encargada de abonar las prestaciones económicas, además de ayudar a la rehabilitación y reinserción al mundo laboral del trabajador accidentado, en el caso de que la Contingencia Profesional sufrida le ocasione algún tipo de secuela.

Además, como complemento a su acción protectora y a su importante labor social, las Mutuas, por medio de sus COMISIONES DE PRESTACIONES ESPECIALES, reconocen una serie de ayudas económicas destinadas a paliar las situaciones concretas de necesidad de los trabajadores que han sufrido un Accidente de Trabajo o Enfermedad Profesional, de sus familiares y personas más cercanas. La Comisión de Prestaciones Especiales es un órgano de participación de la mutua, constituido con carácter paritario por representantes de las empresas asociadas y de los trabajadores de estas empresas. Gestiona las ayudas sociales que solicitan los trabajadores accidentados para minimizar las consecuencias de accidentes, como son: Ayudas a fondo perdido:

  • Para poder hacer frente a pagos familiares importantes: colegio de hijos, hipoteca y gastos especiales

  • Ayudas para la adaptación de la vivienda en los casos de personas que han quedado con secuelas graves de movilidad

  • Para la renovación del permiso de conducir con las adaptaciones especiales por la lesión

  • Para la adquisición de un coche adaptado

  • Ayudas especiales a viudas de trabajadores que han muerto por causa del accidente o enfermedad profesional

  • Ayudas para desarrollar un programa de Formación Profesional

  • Ayudas para montar un negocio: el autoempleo

  • Para adquirir prótesis especiales no recogidas en el catálogo general de la Seguridad Social, y un largo etc.

    Los equipos formados por los Trabajadores/as Sociales de las Mutuas, distribuidas por toda , atienden de manera individual a cada uno de los accidentados, orientándolos en su nueva situación, ayudando a las familias y gestionando las ayudas sociales necesarias para que durante el proceso médico-rehabilitador el trabajador no vea incrementadas sus preocupaciones.

    Nuestra Responsabilidad Social Empresarial, hace que los Trabajadores/as Sociales estén principalmente pendientes de las personas que han sufrido un accidente laboral grave y de su familia, base fundamental para su correcta recuperación.

Por otro lado, las Mutuas, al ser entidades sin ánimo de lucro, destinan el exceso del resultado económico positivo obtenido de la gestión de las Contingencias Profesionales, una vez dotadas las correspondientes reservas, a los fines generales de prevención y rehabilitación mediante su ingreso al Fondo de Prevención y Rehabilitación, al que ya han aportado más de 5.680 millones de euros.

En el ámbito de las Contingencias Comunes, es decir, las enfermedades y accidentes que no tienen carácter laboral, realizan el seguimiento personalizado de cada caso, pudiendo incluso adelantar pruebas médicas, intervenciones quirúrgicas o tratamientos necesarios que contribuyan a la pronta recuperación del trabajador, reduciendo así el período de padecimiento de los síntomas que la contingencia puede producirle.

Asimismo, las Mutuas destinan el 100% del resultado económico positivo de la gestión de las Contingencias Comunes a dotar el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, la denominada “Hucha de las Pensiones”, donde ya han aportado más de 1.133 millones de euros.

Por otro lado cabe señalar que durante 2013 las Mutuas de Accidentes de Trabajo han pagado una prestación económica por riesgo durante el embarazo y durante la lactancia a más de 62.700 mujeres durante el tiempo que no han podido acudir a su puesto de trabajo. El importe total destinado a esta finalidad fue de más de 280 millones de euros.

Asimismo, durante ese ejercicio las Mutuas han destinado 20,8 millones de euros a favor de más de 1.100 padres y madres que han tenido que ausentarse de su puesto de trabajo para cuidar de un menor enfermo de cáncer o otra enfermedad gravedad.

Respecto a la prestación por cese de actividad de trabajadores autónomos cabe señalar que las Mutuas han aplicado más de 5 millones de euros a favor de más de 1.570 trabajadores autónomos que tuvieron que cesar en su actividad.

Para el desarrollo de la actividad diaria de colaboración con el Sistema de Seguridad Social, las Mutuas dedican el trabajo de más de 20.500 profesionales que día a día se esfuerzan para ofrecer un servicio de calidad y de alto valor añadido, gestionando de forma eficiente los recursos necesarios para poder realizarlo, y conseguir así el mayor aprovechamiento y eficacia posible.

El compromiso social, unido a la vocación de servicio y la leal colaboración en la gestión de la Seguridad Social, llevada a cabo por los empresarios a través de las Mutuas de Accidentes de Trabajo, pone de manifiesto el gran valor que como organizaciones socialmente responsables vienen desempeñando.

Hernández Presidente de AMAT Miembro de la Asamblea de AMAT