La iniciará en breve, tras las elecciones para elegir a su Rector el próximo 9 de febrero, una nueva etapa que ha de inaugurar un tiempo diferente y un nuevo modelo de gestión cada vez más democrático, transparente y accesible a la comunidad universitaria.

Como muchos de ustedes recordarán, hace cuatro años me presenté a las elecciones a Rector de la , decididas por escasas décimas en favor de su actual gobierno. Durante todo este período, y por lealtad al cargo y a la institución, he dado mi voto de confianza al equipo que ha dirigido la UCLM y he contribuido, con el desempeño discreto de mis responsabilidades y desde un segundo lugar en la política universitaria, al normal funcionamiento de la institución desde la Dirección de mi Departamento. No obstante, la situación actual que está viviendo la UCLM hizo que me replanteara nuevamente este compromiso y tomé la decisión de asumirlo y de concurrir al proceso electoral para Rector con el objetivo de, si los miembros de la comunidad universitaria así lo entienden, sumar todos nuestros esfuerzos para revertir la situación preocupante que nuestra Universidad atraviesa. Anuncié, además, mi decisión en la apertura del presente curso académico para que esta no fuera una sorpresa y la comunidad supiera de ella con un margen suficiente que nos permitiera generar los procesos de análisis necesarios.

Hace escasos días he hecho efectivo este compromiso y he presentado oficialmente mi candidatura para Rector de la UCLM. Mi decisión se sostiene sobre la idea que me ha sido trasladada insistentemente no solo por muchos de los miembros de la comunidad universitaria, sino también por propia la sociedad castellano manchega: no podemos seguir por el camino que llevamos; si queremos ser una universidad de excelencia necesitamos un proyecto que responda a las necesidades presentes y futuras de nuestra institución y que apueste por el desarrollo socio-económico y tecnológico de nuestra Comunidad Autónoma. sociedad debemos ir de la mano.

La UCLM necesita un proyecto que aproveche la enorme potencialidad de nuestros compañeros, profesores y personal de administración y servicios, para construir un modelo acorde a las necesidades de los nuevos tiempos. Es necesario transformar el horizonte que el futuro nos depara, garantizar la relevancia de nuestra institución en el contexto universitario nacional e internacional y, muy especialmente, rendir su vocación presente en el corazón de nuestra sociedad castellano-manchega. Por ello, y desde estas páginas, deseo agradecer a todos los trabajadores de la UCLM su extraordinaria profesionalidad, su saber hacer y todos los esfuerzos que han realizado y demostrado durante estos últimos cuatro años al trabajar incansablemente por el bien de nuestra Universidad, aunque las circunstancias en muchos momentos no nos hayan acompañado.

Asimismo, la UCLM no puede entenderse sin nuestros estudiantes. Debemos tener siempre presente su importancia como colectivo, directa o indirectamente, en todos y cada uno de los ámbitos de gestión y en aquellas las políticas que deseemos establecer. En momentos como los actuales quiero pedir a nuestros estudiantes que necesitamos que asuman un papel protagonista e imprescindible, activo y responsable, tanto en el desarrollo y consolidación de nuestros estudios como en la participación en el gobierno y en la proyección social de nuestra Universidad. Quiero que sepan que su papel es fundamental, tanto en la elección del Rector de su Universidad como en la posterior gestión que hay que llevar a cabo de la misma. Vuestra participación es esencial: ahora, ante las urnas; a partir del 9 de febrero, decidiendo día a día vuestro futuro.

También les necesitamos a ustedes, a todos vosotros, a cuantos hoy estáis leyendo estas palabras. La UCLM necesita del apoyo y del compromiso de toda la sociedad castellano-manchega. Estoy plenamente convencido de que no sólo estamos a tiempo, sino también en condiciones, de apostar por un futuro mejor. La UCLM, como espacio imprescindible de generación de saber y conocimiento, recuperará ese entusiasmo capaz de contagiar al conjunto de nuestra sociedad para, como luz de referencia, recobrar el liderazgo perdido en la orientación y promoción de las transformaciones sociales y económicas que requerirá una sociedad futura, más justa, científica, tecnológica y, fundamentalmente, más solidaria.

Si la comunidad universitaria tiene a bien confiar en mí la dirección de la UCLM trabajaré sin descanso por tener una Universidad transparente, dialogante, participativa, no excluyente, integrada en la sociedad y, por supuesto, sostenible económicamente. Por todo ello estoy firmemente convencido de que este cambio debe acometerse entre todos y todas para forjar una UCLM que sea institución clave en el desarrollo social y económico de nuestra región, a través del equilibrio y la relevancia de sus tres misiones fundamentales: docencia, investigación y transferencia, y proyección a la sociedad. Presento esta candidatura porque deseo, si bien alicantino de nacimiento, como castellano manchego de adopción que soy tras decidir hace muchos años afincarme y vivir en estas tierras, que los ciudadanos de Castilla-la Mancha se sientan orgullosos de su Universidad. Porque quiero que la UCLM vuelva a ser referencia de nuestros jóvenes para elegir qué y dónde estudiar. Porque todos ustedes deben estar seguros de que la UCLM ha alcanzado un nivel académico y científico reconocido a nivel internacional y de que cubrimos todas las necesidades formativas de nuestros jóvenes. Porque quiero responder a las demandas de desarrollo e innovación económicas, tecnológicas, culturales y sociales de nuestra comunidad. En resumen, porque estoy orgulloso de pertenecer a la Universidad de Castilla-La Mancha, mi Universidad, y de compartir mi vida con los profesionales que en ella trabajan para hacerla cada día mejor.

Catedrático de Arquitectura y Tecnologías de Computadores Candidato a Rector de la UCLM