Según el último informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión social en Castilla la Mancha (EAPN), el 37,9% de la población de Castilla la Mancha se encuentra en riesgo de exclusión social -unas 760.000 personas- lo que sitúa el índice de pobreza de nuestra región diez puntos por encima de la media nacional y nos convierte en la tercera comunidad autónoma de toda España más pobre de nuestro país. Esta situación demuestra que, después de más de dos años con un y Podemos, la pobreza se ha cronificado en nuestra tierra.

Hay que apuntar que el 41,9% de las personas desempleadas en Castilla-La Mancha llevan más de 24 meses sin acceder a un empleo y que más de 13.000 dependientes que tienen su grado reconocido siguen sin recibir la prestación a la que tienen derecho. Estos datos tan alarmantes evidencian que las políticas sociales de Page y Podemos son un fiasco y un fracaso absoluto.

El Gobierno con alma y corazón del que alardean Page y Podemos se ha quedado en un triste y vergonzoso titular, porque la pobreza y la desigualdad no se solucionan con titulares ni con titulillos; se solucionan con hechos y con trabajo. Es lamentable que Page se dedique únicamente a anunciar, prometer e ilusionar con falsas expectativas a los ciudadanos más vulnerables, lo que provoca, además, pobreza anímica.

Coincidiendo con el 17 de octubre, Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, desde el exigimos al y Podemos que dejen de una vez por todas sus intereses personales, el trueque de cargos y carguillos, y que se centren en resolver las necesidades de los castellano- manchegos que, por desgracia, son muchas.

Cortes Valentín - Diputada regional del PP y portavoz de Bienestar Social del Grupo Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha