Me dirijo a ustedes, ante la visita a y del presidente del , , para dar un mensaje de apoyo a la y a la , tras el asalto a la valla de más de 600 inmigrantes el pasado jueves, donde veintidós miembros de la Guardia Civil resultaron heridos, cuatro de ellos con quemaduras importantes, al emplear cal viva y otras sustancias contra los agentes.

Hay que poner en relieve que desde el Partido Popular ya se alertó del mensaje que se lanzó con la decisión “solidaria” del Ejecutivo de de acoger a 629 inmigrantes rescatados frente a las costas de Libia por el buque Aquarius porque hay que recordar que en 2017 entraron más de 28.000 personas de manera irregular y aumentó un 116 % los inmigrantes que entraron por el mar. De hecho, diariamente se están “devolviendo” a muchos de esos inmigrantes por las vallas de Ceuta y .

En materia de inmigración no podemos permitir ningún tipo de irresponsabilidad en la gestión aplicando política populista desde la más absoluta demagogia.

El fenómeno migratorio se ha convertido en los últimos años en uno de los principales desafíos globales, con manifestaciones tan preocupantes como la crisis de refugiados de Oriente Próximo, el mayor éxodo en el planeta desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. España es desde hace décadas uno de los principales destinos de las peligrosas rutas de la migración subsahariana hacia Europa.

El problema seguirá creciendo debido al salto de potencialidad demográfica entre el norte y el sur del Mediterráneo, a los obstáculos levantados por algunas capitales europeas a una política europea común, a la dificultad intrínseca de abordar un problema “civilizacional” y a la falta de conciencia plena sobre lo que predicen los estudios en torno a la evolución demográfica y económica de los dos continentes.

Desde el nuevo Partido Popular lo tenemos claro, la respuesta es otro paso adelante y ratificarnos en un mensaje que justifica nuestra decisión de “hablar claro” a los ciudadanos y dejar atrás la “corrección política”. Tanto nuestro nuevo secretario general del PP, , como la nueva portavoz, Isabel García Ayuso, han insistido durante esta semana en que ahora el PP va a defender sin complejos sus principios. Antes no se hacía porque estaban “más centrados en la gestión” y en buscar “una moderación” que ha hecho que sus votantes miren a otras formaciones políticas.

Desde el Grupo Popular en el se ha solicitado la comparecencia del ministro del Interior, , para que informe de las decisiones del Gobierno ante la situación de emergencia creada por la llegada masiva de inmigrantes en la frontera sur de España. Como dijo Pablo Casado, el pasado Domingo: “No es posible que haya papeles para todos, ni el Estado del Bienestar puede absorber a millones de africanos”. Y como dijo, Teo García Egea, avalando dichas declaraciones de Pablo Casado, que en la inmigración ilegal los inmigrantes son “las víctimas” y las mafias que negocian con ellos las “culpables”, pero el “responsable” de poner soluciones sobre la mesa es el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Pablo Casado apuesta por un plan Marshall en África, por la institucionalización, inserción laboral, educación y oficinas de empleo para una inmigración regulada, legal, con igualdad derechos, que puedan venir a las campañas agrícolas o turísticas a España y luego puedan volver a sus países. En el Partido Popular defendemos la solidaridad pero también el orden y la seguridad.