“Si tuviera el sentimiento
De don ,
La belleza y el talento
Del excelso y reputado
, el de “ Platero”…

… la majestad soberana
Del celebérrimo Homero
Y la gran sabiduría
De Ramón Bello Bañón…

… cuántas cosas te diría,
Plaza de Toros paisana
En este hermoso rincón.

Si encontrara la ternura
De
Y la fuerza y la dulzura
Del legendario Ismael…

… monarca de lo taurino,
Te ensalzaría, ,
Mansión y coso divino,
, poderío y grandeza…

… que acogiste a mil toreros,
A chiqueros, picaores,
Humoristas, cantautores
Y a magnos banderilleros.

Plaza, sello, propiedad,
Sala de cine, armonía,
Esperanza y caridad
Porque le diste en su día
Aquella oportunidad
Que el espontáneo pedía.

Y si el Supremo Hacedor,
El Altísimo me diera
Elocuencia… con ardor
Posiblemente leyera…

… pasajes interesantes,
Situaciones importantes
Y anécdotas con cariño…
No obstante, te rindo culto
Trocado en la piel de un niño
Que ejerce, a veces, de adulto.”

Amigos de “La Cerca”, una vuelta de tuerca más, sin respetar el orden correspondiente de esta serie “ tebeística” debido a la proximidad del centenario de la inauguración de la plaza de toros albaceteña por las razones que doy a continuación : Porque estamos celebrando el siglo del nacimiento de los tebeos en España… y porque dentro y fuera de la legendaria “Chata “, peques y grandes leyeron los primeros ejemplares del semanario “T.B.O. “, los segundos de “Pulgarcito “, “Pinocho” y “Pocholo”, los terceros de “Mickey “, “Flechas y Pelayos” , “Chicos “ y “Jaimito”, los cuartos de “ y Pedrín “ y “El Guerrero del Antifaz” y los quintos de “El Capitán ”, “El Jabato “ y “Pumby “… y seguiría con los sextos, séptimos, octavos y décimos de “El Cachorro”, las “Aventuras del . “, “Tony y Anita “, “Pantera Negra “ y un larguísimo etcétera de series de grato recuerdo, algo que resultaría interminable.

Por el momento, gano terreno y me centro en la protagonista, o sea en la Plaza, evocando al extraordinario arquitecto , a la S. A. Taurina de Albacete… y a la fecha de oro, plata y diamantes de la apertura de la joya de la Tauromaquia llana, parda y fantástica, la de un 9 de septiembre de 1917 que contó con el privilegiado diestro mejicano, Rodolfo Gaona Jiménez, presente en uno de los dibujos que ilustran el texto, que lidió el primer toro en la entonces nueva Plaza Gaona, el azteca que, por críticas adversas, tras una absurda campaña que envenenó a sus múltiples admiradores, abandonó nuestro País entristecido y amargado allá por 1920 jurando no volver más, estuvo acompañado en la entrañable “premier” por “Gallito “ y Saleri II, en una excelente corrida con toros de la ganadería Villalón, cuando sonaban las estrofas de “La nieta de Carmen”, copla recién estrenada por la inolvidable Pastora Imperio que narraba cosillas de la Carmen de Próspero Merimée, del fabuloso “Escamillo “ y de un chiquillo que si mataba toros sería torero ( también recordaba la historia en “El último cuplé “ cuatro décadas después ).

Bueno, majos, por hoy creo que ya está bien. Me despido hasta muy pronto con la intención de dedicarle un par de episodios más a nuestra Plaza de Toros. Un abrazo.

Valeriano Belmonte