Ya se ha celebrado el día de Castilla-La Mancha; Podemos ha concluido su ; el PSOE votó ya en sus Primarias; el se ha reunido con todas las organizaciones sociales afectadas por los Presupuestos Regionales y les han explicado las partidas que se ven afectadas negativamente como consecuencia del rechazo de los mismos en las Cortes, y que el responsable de ello ha sido Podemos al no respetar su palabra y votar en contra a última hora. Por su parte Podemos ha hecho lo propio, pero en sentido contrario, explicar que los han ninguneado, que no les han aprobado casi ninguna de las 25 enmiendas que había vivas y que el Gobierno no cumplen con la hoja de ruta que habían acordado, aparte de que el PSOE es lo peor de lo peor. Y el PP ha dado toda la estopa que ha podido, especialmente al PSOE; y, al margen de repetir una y mil veces que es el partido ganador -olvidándose que somos una democracia parlamentaria-, se ha ofrecido como salvador de la situación con una propuesta trampa y apuntando que están dispuestos a sentarse a negociar con Page.

Y una vez dicho y hecho todo lo anterior, ¿ahora qué?, se preguntan los ciudadanos.

A esta pregunta han de dar respuesta inmediata tanto el como las direcciones de PSOE y de Podemos. Los Presupuestos han de aprobarse sí o sí porque hay mucho en juego, porque son necesarios para el desarrollo económico de CLM y porque miles de ciudadanos necesitan que vean la luz y se pongan en marcha las medidas y partidas presupuestarias incluidas en los mismos: parados de larga duración sin subsidio, colectivos marginados, funcionarios, maestros, sanitarios, dependientes, mujeres, jóvenes, agricultores, etc.; para devolver, en definitiva, parte de los derechos y de los servicios que Cospedal y su Gobierno eliminaron.

Para ello es imprescindible que de forma inmediata, sin que nadie juegue al ratón y al gato, y sin querer imponer el uno sobre el otro sus planteamientos maximalistas, que ambos se armen de paciencia, de inteligencia, de discreción, de buena voluntad, y de sentido común y se sienten a negociar nuevamente anteponiendo los intereses de la mayoría de los ciudadanos a los suyos propios.

Todo el mundo conoce mi opinión sobre los responsables y las consecuencias de no aprobarse los presupuestos en su día y así lo hice constar el domingo 9 de abril en este mismo espacio. Opinión que mantengo, pero entiendo que la hora de los reproches ha pasado y estamos en la de las soluciones.

Sé que no es un tema fácil, todo lo contrario, es complejo, difícil, pero ahí es donde deben aparecer los líderes políticos serios y responsables, la capacidad de negociación, de propuesta y de pacto. Es hora de terminar con los reproches mutuos, y de poner fin a este culebrón que perjudica a las personas, a la economía, al desarrollo y a los servicios públicos y sociales de Castilla-La Mancha.

PD. El Fiscal anticorrupción se ha visto obligado a dimitir, no voluntad propia, ni por imposición del Gobierno, sino por la presión mediática, política y popular. Pero hay más responsables de su nombramiento: el Fiscal General, y el , y ambos son tan indignos como lo era él, de continuar en sus cargos por un minuto más y de continuar Rajoy es el máximo responsable.