Las organizaciones agrarias más representativas de la provincia han convocado a los agricultores y ganaderos a una manifestación en Albacete para reivindicar, entre otras cuestiones, precios justos para sus productos.

Muchos de ellos llegarán a la capital con sus tractores para reclamar algo que es de justicia: poder vivir de su actividad con dignidad, no tener que abandonar sus explotaciones y con ello, en muchos casos, sus pueblos por falta de rentabilidad. Por este motivo, quiero que mis primeras líneas sean para dejarles claro que cuentan con todo el apoyo de PSOE.

Son muchos años los que llevo ligado al sector agrario dada mi profesión y también por mi actividad política. He tenido la suerte de conocer a buena parte de los agricultores y ganaderos de esta provincia, incluso de otras, y son una pieza clave, esencial en Albacete y en la sociedad en general.

Ahora, cuando España comienza a mirar otra vez a nuestro mundo rural, de momento solo a mirar, en ese rápido vistazo comprueban que en este espacio hay principalmente agricultores y ganaderos. Son ellos y ellas quienes habitan nuestros pueblos, los verdaderos mantenedores de nuestro medio rural, los que cuidan nuestro paisaje y nuestro medio ambiente, también los que producen los alimentos que consumimos cada día. Unos alimentos de magnífica calidad, que además, en España y en Europa cuentan con la mayor seguridad alimentaria de mundo.

Ellas y ellos saben que pueden contar con el PSOE porque obras son amores y no buenas razones. La agricultura y la ganadería se han transformado en nuestra provincia y en nuestra región de la mano de los distintos gobiernos socialistas. Hoy tenemos un sector agrario moderno y competitivo y especialmente en Albacete somos líderes en muchos subsectores. Aquí existen cultivos muy tecnificados, como por ejemplo la cebolla, los ajos o el champiñón, de los que somos líderes a nivel nacional; sectores como el vitivinícola que en no más de dos décadas ha experimentado una transformación espectacular con esos importantes proyectos de reestructuración impulsados, una vez más, por gobiernos socialistas. De hecho, contamos en la actualidad con un amplísimo abanico de variedades y unas magníficas bodegas donde, de la mano de grandes técnicos y enólogos (profesión esta última que acaba de ser incluida como grado por la La Mancha), podemos elaborar, si me permiten la expresión, el vino que queramos. Además, tenemos sectores en franca expansión como el de los frutos secos, con un gran potencial de crecimiento.

Sin embargo, no me quiero olvidar de la ganadería, sobre todo la extensiva, que lleva muchos años pasándolo mal. Es un sector importante en la provincia y tiene problemas estructurales serios. Por ello, el Gobierno regional de elaboró al comienzo de la pasada legislatura un plan de apoyo a esta ganadería en el que se incluían medidas importantes para nuestros ganaderos. Este sector ha visto en pocos años mejorar genéticamente una raza para hacerla más rentable, la oveja manchega, que es un símbolo en nuestra región y que es la base del mejor queso del mundo. Pero existen en la provincia otras razas de magnífica calidad y que por desgracia no terminan de ser conocidas o al menos demandadas por el consumidor, como son la raza ovina segureña o la cabra blanca serrana celtibérica.

Además, Albacete es un modelo en algo tan importante como el manejo del Agua. Así, mientras en otras regiones vecinas en muchos casos todavía se sigue regando a manta o por gravedad, aquí contamos con un regadío modernizado y muy bien gestionado, especialmente en la Cuenca del Júcar por la Junta Central De Regantes de la Mancha Oriental

En definitiva, tenemos en esta tierra un sector moderno y competitivo que tiene que hacer frente a grandes retos, algunos de ellos coyunturales, pero muchos otros, estructurales. Y que no le quepa la menor duda a nadie, en esos retos los agricultores y los ganaderos van a tener a su lado al PSOE

Un ejemplo de ello ha sido la rápida actuación del , a través del diálogo con el sector, con un grueso paquete de medidas surgidas de esas conversaciones, entre las que se encuentra el Real Decreto para modificar la Ley de la Cadena Alimentaria que responde plenamente a la petición de precios justos y márgenes rentables, puesto que prohíbe la destrucción de valor

En materia de fiscalidad, la modificación de la Ley del IRPF viene a satisfacer las demandas sobre la necesidad de relevo generacional, de estabilidad en el empleo y del mantenimiento de la tributación por módulos. A lo que debemos sumar el compromiso del Gobierno de incrementar, vía presupuestos del Estado, el respaldo a los seguros agrarios.

El PSOE, desde el ejecutivo de Pedro Sánchez, apoya también otras medidas, tales como la financiación a través de avales de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA), la sostenibilidad de los regadíos, ayudas para la renovación de la maquinaría y a la subvención del gasóleo agrícola; o apoyos a la reducción de los costes energéticos. Y por supuesto, algo que es plenamente compartido por agricultores y ganaderos, un firme compromiso en la lucha por el mantenimiento del actual presupuesto de la PAC para el siguiente periodo (2021-27), dada la vital importancia que estas ayudas tienen para el sector agrario en general.

En definitiva, los agricultores y ganaderos de nuestra provincia saben que pueden contar con el PSOE; saben que siempre hemos estado a su lado y que lo seguiremos estando; saben que apostamos principalmente por quienes realmente viven de la actividad agraria, por los profesionales, por las explotaciones familiares y por los pequeños y medianos agricultores; y saben que, aunque otros a nuestra derecha montaña o ultramontaña se lo quieren apropiar, el PSOE merecidamente es el partido del campo.

- Vicesecretario General del PSOE En Albacete y de Políticas Agrarias, Ambientales y de Desarrollo Rural