El PP es el protagonista de un nuevo género literario en el discurso político: el realismo mágico. Nada que ver con el Macondo del tristemente desaparecido que para esa empresa le faltarían muchos mimbres, pero sí con ese afán de reescribir la realidad, de forzarla y deformarla hasta conseguir un relato mágico de una Castilla-La Mancha que a fuerza de compararla con lo común y la experiencia diaria de los castellano-manchegos podemos concluir que no existe.

Bardos, estandartes y juglares adscritos al nuevo género no faltan: Cospedal, , , consejeros y alcaldes tiran de manual para extender la buena nueva de que la recuperación del empleo es un hecho, que hemos avanzado en políticas sociales, que la rebaja de impuestos aumentará un poder adquisitivo que no puede alcanzarse a través de los aumentos de los salarios y de la subida de las pensiones y que la deuda heredada, a pesar de que en tres años ha aumentado un 88%, no ha sido a costa de rebasar las líneas rojas de la Educación, la Sanidad y el Bienestar Social.

Por supuesto el realismo mágico se alimenta de buenas voluntades y esperanzas para el 2015 que vendrá “plagado de buenas noticias” y “seremos líderes en Bienestar Social” según el señor Tirado. “Estamos ante un presente mejor que el pasado”, cita el señor Esteban, junto con su “ambiciosa oferta de empleo público” de 139 plazas; o el “hemos conseguido garantizar nuestra educación, nuestra sanidad y nuestros servicios sociales sin cerrar ni un hospital, ni una escuela, ni un centro de atención para las personas que más lo necesitan” del mensaje navideño de Cospedal.

Puro realismo mágico, que ignora los datos y fuentes tanto de propios como de extraños en educación, sanidad, empleo o bienestar social. No es que el PP tenga mala fe ni aviesa intención electoralista en su diagnóstico de la realidad social, es que simplemente se ha abonado al realismo mágico.

Estamos creando empleo –dice la literatura electoral del PP- pero según las estadísticas del existen más de 26.000 parados más en la región y 4.000 desempleados más en Albacete que hace tres años, habiendo descendido en más de 14.000 personas desde mayo del 2011 el número de afiliados a la Seguridad Social en nuestra provincia.

El realismo mágico de Cospedal afirma que ha conseguido garantizar la educación en estos tres años sin cerrar ni un solo colegio y la ha garantizado despidiendo a 7.000 profesores en la región, bajando las ayudas a libros y becas un 75%, cerrando casi 70 escuelas rurales, entre ellas la de Argamasón y Tinajeros, desapareciendo la gratuidad de los libros de texto, de los comedores escolares y del transporte escolar y liderando en el conjunto autonómico los recortes en Educación con una reducción del 31,13 % del presupuesto, a diez puntos porcentuales de Cataluña.

La línea roja de la Sanidad, esa línea Maginot construida de forma paciente que creíamos inquebrantable para la salvaguarda del derecho a una sanidad universal, pública y gratuita, ha sido rodeada para instaurar “uno de los mejores servicios de salud autonómicos” con 800 millones de euros menos de inversión y 2.200 empleos desaparecidos en los últimos tres años, conciertos infames de “turismo quirúrgico” a con centros privados que atentan contra la dignidad y la salud de los pacientes, unas Urgencias saturadas y con listas de espera que no crecen porque están bloqueadas, otra obra del realismo mágico que quiere en realizar la sesiones de quimioterapia en sillas y sillones adaptados a los niños oncológicos.

Y por último el famoso bienestar social, para el que el PP ha aprobado una Ley de Garantías prometiendo para el 2015 que lo lideraremos en Castilla-La Mancha, cuando lo que en realidad lideramos es ser la comunidad autónoma donde más ha crecido la desigualdad en España con las tasas más altas de pobreza y exclusión y con 122.000 desempleados sin ningún tipo de prestación.

Ahora solo nos cabe esperar que ante tanto realismo mágico lleguen las elecciones de mayo a ver qué inventos y prodigios nuevos nos anuncian el PP cuando lleguen a ese Macondo imaginario en el que han convertido a Castilla-La Mancha.

Artículo de opinión de - Secretario Organización PSOE-Albacete