Según los portavoces del Gobierno y de algunos sectores económicos, han pasado los momentos mas graves de la crisis económica y financiera. Sin embargo las mal llamadas políticas de austeridad han seguido golpeando a la mayoría de los ciudadanos por la particular traslación de los gobiernos del en el escenario nacional y regional de las viejas recetas que pretenden ganar competitividad abaratando los costes laborales, eliminando derechos subjetivos para que estos dejen de ser un derecho de ciudadanía y reduciendo el estado del bienestar cuya viabilidad y financiación se han puesto en cuestión, rompiendo con ello elementos esenciales de la cohesión social del país y de la región. Recetas, por otra parte impuestas desde una visión netamente conservadora que pretenden utilizar la crisis como excusa para cargar los costes de la misma a los sectores sociales mas desfavorecidos.

CCOO CLM ha apostado en este contexto por un nuevo modelo productivo que tenga bases sólidas en la industria y cuyo soporte tenga en la investigación, la innovación y el conocimiento su columna vertebral. Junto a ello se ha reiterado la reivindicación de políticas que den prioridad a la reactivación económica y a la creación de empleo, que apuesten por un desarrollo sostenible, y que pivoten en un sistema educativo que garantice, al tiempo, calidad y equidad. Junto a ello hemos exigido en numerosas ocasiones la puesta en marcha de Planes de Empleo para los más de 128.000 trabajadores en paro que carecen de cobertura alguna en nuestra región.

Desde esta realidad CCOO de CLM desde su autonomía e independencia, pero también desde su legitimidad constitucional y social ha manifestado reiteradamente su voluntad de dialogar y concertar con el gobierno de la presidenta Cospedal reclamando por ello el reconocimiento como interlocutor y el papel institucional que le corresponde.

El diálogo social e institucional podría contribuir de forma positiva en los asuntos socio-políticos, con la traslación de propuestas a los ámbitos gubernamentales, y de forma específica al diseño de políticas de salida de la crisis económica. Sin embargo sus posibilidades están hoy claramente cuestionadas debido en gran medida a la decisión de imponer políticas regresivas ante la crisis económica, y de forma muy singular por el Gobierno de Castilla- La Mancha que mantiene una nula voluntad por propiciar los espacios de diálogo mas elementales y de forma reiterada niega cualquier papel protagonista en la definición de las políticas de desarrollo económico mientras su acción de gobierno carece de sesgo social alguno.

El deterioro de la situación económica en nuestra comunidad autónoma contrariamente al discurso oficial se ha agravado de forma notable en los dos últimos años, arrojando cifras sumamente preocupantes que van desde la caída del PIB -3,1 % pasando por la destrucción de empresas y de tejido industrial, hasta el empeoramiento del mercado de trabajo, 286.100 parados según la EPA y un avance imparable de la pobreza, la desigualdad y la precariedad laboral junto con un evidente deterioro de los salarios y por tanto del poder de compra de los trabajadores. Y todo ello frente a una gran insensibilidad de nuestros responsables gubernamentales.

Los reiterados llamamientos al diálogo social frente a esta situación que desde CCOO CLM no dudamos en calificar de emergencia, han caído en saco roto.

La implicación de la Presidenta Cospedal a la que hemos emplazado reiteradamente a pilotar un proceso que implicara al conjunto de organizaciones económicas y sociales ha sido despreciada como lo demuestra el dato de haber mantenido una única reunión en toda la legislatura con los Secretarios Generales de los sindicatos mayoritarios y más representativos de la región. Por lo tanto esa falta de voluntad política y su persistencia a no rectificar sus fracasadas políticas están en el origen de la actual situación que lejos de encauzarse hacia la recuperación, sigue condenando a miles de castellano-manchegos al paro, a la pobreza y al subdesarrollo que en algún tiempo creíamos superado.