Queridos, entrañables e impagables amigos de “La Cerca”, aprovechando que estamos en el centro de un veranillo de armas tomar, dejar y volver a manejar ya que los termómetros se disparan un día sí y otro también, aparco el homenaje que le tenía preparado a uno de los historietistas más importantes de todos los tiempos que estará con vosotros a la vuelta de la esquina y les rindo tributo a las vacaciones estivales que vivían a corto plazo los personajes de los semanarios españoles de renombre universal, especialmente a los currantes de “El Rollo del Día”, amena, divertida e interesante sección del legendario “T.B.O.” que , desde el 17 de marzo, sigue celebrando su siglo de existencia, por cierto que un aventurero de nombre desconocido, tras irse a pique su “cotizado” velero, iba a parar a una isla solitaria enriquecida con palmera datilera, estrellitas de mar … y con una exuberante sirena decidida a tirarle los tejos, el cemento y los andamios al primer forastero con agallas que aterrizara en el idílico lugar.

El cuarentón, con atrasos en saltos de tigre, lince, pantera y demás felinos, se lanzaba al “abordaje” sin pensárselo dos veces… y un año y pico después, recogido por un barco de primera división en temporada de liga, más bien de “ligue”, lectores, abandonaba el islote y se despedía de la rubia sirenita… y de un bebé sirenito que le gritaba ¡Adiós, papi! con infinito cariño girando la cola a tope al lado de su mamá. Seguimos: Pepita, un poquito sorda de la oreja izquierda y mucho de la derecha, escuchaba a su marido prometerle pasar un mes por todo lo alto en Atenas… cuando lo que el fiel esposo le había prometido era, eso sí, pasar por todo lo alto, un mesecillo… en los tejados de su barrio arreglando antenas de televisión de diferentes colores.

Avanzando: Los gastos vacacionales anticipados … y prolongados le pasaban factura a Manuela, ama de casa y señora de Edelmiro, la cual tenía que freír huevos al Sol del momento porque no tenía una “perra” para comprar aceitillo ¡Ahí es nada, Iluminada!. Continuando : y visionaban las grabaciones de vídeo realizadas en , , y de Calafell… y aparecían enseguida pollitos en pepitoria chamuscados…¿ Qué ocurría…? Lo siguiente, compañeros… que en vez de poner la tele habían puesto el microondas ¡El colmo, ! ¡Adelante galopante!: Atilano y Rasputina les dejaban el perrito a los vecinos del cuarto para viajar en tercera a tierras de Nicaragua… y cuando volvían a casa hallaban al pobre can con menos chicha que tiene un filete rebajado. Lo llamaban sin cesar y “Toby”, trocado en triste felpudo de saldo, naturalmente, no tenía fuerza ni ganas para ladrar (normal, claro ).

Celedonia divisaba a su amiga Mari Puri exhibiendo su moreno y extraordinario palmito por el paseo marítimo de una playa de Alicante… y con envidia de abrigo, chaquetón y cazadora le ordenaba a su Pascual que le diera pasaditas con el soplete de turno… mientras Abundio, el cuñado… “soplaba” vino a granel y agarraba una “cogorza” de verano, primavera, otoño y horas de invierno. En fin, lindas vacaciones de julio y agosto, majos… y con ellas volveré dentro de escasas jornadas con “El Rollo” del “T.B.O.” …y con el mío, por supuesto.

Valeriano Belmonte