La ceremonia de entrega de los premios Princesa de estuvo plagada de gritos de socorro para salvar el futuro. Todos los discursos de los premiados coincidieron en apelar a los jóvenes para salvar el porvenir. Así se manifestaron Sylvia A. Earle (premio de la Concordia), desde su conocimiento del fondo de los océanos; el filósofo Michael J. Sandel (Ciencias Sociales), quien puso su acento en los “tiempos oscuros que sufre la democracia”; y (Artes), con el aviso contra los molinos de viento de la frivolidad y tecnología. Por su parte, Alma Guillermoprieto (Comunicación y Humanidades), destacó el importante papel de la autonomía de los medios de comunicación, como decía , porque cuentan la historia del mundo, dejan constancia de lo que otros quieren tapar, y son el antídoto de las redes sociales con su inmediatez y su potenciación de la rabia.

En efecto, las transformaciones que se están produciendo en materia económica, educativa, social, política y cultural, asociadas a los grandes avances de la ciencia, la tecnología y la información, están provocando un nuevo contexto socio-histórico. Consecuentemente, la Educación debe dar respuesta a dimensiones individuales y sociales, y empoderar a los educandos para que asuman papeles activos para afrontar y resolver nuevos retos, así como para concebir agentes proactivos que contribuyan a crear un mundo más pacífico, ecológico, tolerante, inclusivo y seguro. Todo ello, exige un importante cambio en la formación práctica de los profesionales de la Educación con valores y emprendimiento inteligente, con el fin de promover cambios para la búsqueda del bienestar colectivo de la sociedad. Por todo ello, las organizaciones educativas y sociales deben estar dotadas de mecanismos y herramientas de inteligencia colectiva, para dar respuesta rápida y óptima a las demandas de esta nueva sociedad de la comunicación y la información. Igualmente, el apoyo al emprendimiento, nunca ha sido tan importante y su integración en las escuelas, los centros de formación profesional y las universidades tendrá repercusiones positivas en el dinamismo emprendedor de nuestras economías, creando riqueza, progreso y bienestar.

En esta línea, el I CONGRESO INTERNACIONAL DE EMPRENDIMIENTO Y COMPETENCIAS DOCENTES y las III JORNADAS INTERNACIONALES DE LIDERAZGO Y CALIDAD DE LA EDUCACIÓN, bajo el título: Emprendimiento y liderazgo de la mujer en sociedades inclusivas, que se inician el día 25 en la (UCLM), pretenden reflexionar sobre los retos actuales que afectan a la EDUCACIÓN y ofrecer alternativas de futuro, para que los docentes del siglo XXI aprendan a gestionar la incertidumbre y el riesgo, y dispongan de espíritu emprendedor, con capacidad para adaptarse al entorno con flexibilidad. Además, se pretende que los docentes aprendan a gestionar las emociones involucradas en las nuevas formas de liderazgo: confianza, empatía, motivación, compromiso, adhesión, satisfacción, resiliencia y esfuerzo.

Ambos encuentros están dirigidos a las ciudadanas y los ciudadanos que propician una sociedad inclusiva, ecológica y sin discriminaciones (Docentes, Investigadores y Estudiantes universitarios; Docentes y Trabajadores de Educación Infantil, y Secundaria; Asociaciones de Mujeres; Miembros de Administraciones Educativas; Instituciones; ONGs; Medios de Comunicación; etc.). Están integrados por Conferencias, Simposios, Mesas redondas, Comunicaciones orales, Posters y Talleres, etc., destacando la implicación de más 500 profesionales, y 76 ponentes de diferentes ámbitos y sectores, con un objetivo común: salvar el futuro desde una educación inclusiva de calidad y crear un mundo más pacífico, tolerante, equitativo y sin violencia.

Dra. - Presidenta del Comité Organizador - Presidenta de la Asociación Europea “Liderazgo y Calidad de la Educación” - Catedrática de la