“Superlópez”, el personaje creado por el entrañable Juan López Fernández, más conocido por “Jan”, está de rabiosa actualidad, en la cresta de la ola, en su mejor momento, en el pico más alto de la popularidad y en boca de todos gracias a la película de , el joven realizador que contempla orgulloso el resultado de su excelente largometraje que bate récords de audiencia y, naturalmente, de taquilla.

Colas interminables para disfrutar con las hazañas del torpe, despistado y… ¡Fantástico titán!… Y mientras chicos y adultos vibran en las butacas de las salas cinematográficas, incluidas las de Albacete ,por supuesto, lanzando sonoras carcajadas y sonriendo abiertamente con las travesuras y correrías del súper, los estudiosos del noveno arte, es decir del cómic, recuerdan que “Superlópez” vio la luz allá por 1973, hace ya la friolera de 45 abriles debutando en “Ediciones Euredit”, parodiando al mítico “Superman”, el héroe de Jerry Siegel y Joe Shuster que por cierto en junio del año en curso celebró su ochenta cumpleaños.

El “hijo adoptivo” de “Jan” pasó rápidamente a la Editorial Bruguera, entonces reina y señora de revistas y semanarios del corte de “Mortadelo”, “El DDT” , “” y “” y en dicha empresa labró su fortuna. Tengo que relatar que “Jan” había nacido en Toral de los Vados, idílico pueblecito de y a los pocos años se trasladó junto a su familia a empezando a colaborar en “Yumbo”, de Ediciones Cliper firmando sus trabajos como López.

En el 59 se estableció en Cuba sin dejar de aportar su granito en las editoras de La Habana…para tornar a suelo patrio una década más tarde y brillar con luz propia con el protagonista de este y sucesivos episodios ( “Jan” no desperdiciaba el tiempo y llevaba a la historieta a “Heidi” y “Marco”, estandartes de los dibujos animados de la tele ) “Superlopez” , convertido en bebé extraterreste procedente del planeta “Chitón” irrumpió en la Tierra a bordo de un cohete “supercalifragilístico espialidoso” ( imborrable “Mary Popins” de Disney ) y encandiló a un matrimonio madurito residente en que lo adoptó y le puso el nombre real del supremo creador… Y López creció y creció ocultando al principio sus poderes y ejerciendo de modesto contable en una oficina muy particular que tan pronto anunciaba seguros y reaseguros como se trocaba en productora de cine.

A su lado hacían lo que podían su novia Luisa Lanas, su amigo , su jefe… y a corta distancia del inspector Holmez y del inventor “Escariano Avieso” y los componentes de la banda de “Al Trapone” compuesta por el “cabeza de familia” y su séquito , los traviesos “Caracortada”, “Carapincho” y “Carasucia”, este último, homenaje al adorable cuento del mismo nombre que defendía en la radio la simpatiquísima Matilde Vilariño (¿Recordáis a “Periquín”? ) cantando aquello de “Pajarillos que volando habéis venido de lejos, cuidad que os está mirando el hijo de “Marmolejo”. Tiene un tirador de goma que maneja con destreza y arroja piedras muy gordas encima de la cabeza

No os comáis pues el grano y marchad para otras tierras porque en estas, en verano, al que se muere lo entierran”… Y “Superlópez” indagando en “El Misterio del Museo del Prado” y echando horas extras en “El Señor de los Chupetes” y en “La caja de Pandora”…y por hoy nada más , amigos… Solamente invitaros el lunes, 3 de diciembre a mi exposición de dibujos y charla-coloquio de ”Superlópez” que será a las siete en punto de la tarde noche en la Biblioteca Pública ubicada en la calle de Calazanz. Allí os recibiré y os contaré anécdotas pintorescas del genial superhéroe. Un abrazo.

Valeriano Belmonte