Semana Santa, días de reflexión, meditación y recogimiento… De procesiones donde cantan mujeres y lloran hombres… De arrepentimiento y penitencia. La Semana Santa es un llamamiento al fervor… Y una fuente de inspiración para escultores e imagineros (Salzillo y Zamorano, Díes López y Sánchez Pérez, y Casterá…), dibujantes y pintores (Murillo, Velázquez, “El Greco”, Dalí, , , Pepe Belmonte…), poetas de la talla de Machado y Campoamor, , Vicente Santamaría, , Del , , , , Llanos Villar, Lolita Aroca…

Inspiración también de realizadores de cine de todas las épocas (Cecil B. de Mille, , Orduña y Bardém artífices del “Rey de Reyes” de la etapa del séptimo arte silencioso, “El Beso de Judas”, “Calle Mayor “, que incluye una secuencia decisiva con procesión encabezada por la engañada y desventurada Betsy Blaire, y “La Lola se va a los puertos” con saetas a cargo de Pepe y una seguiriya fuera de serie cantada por Juana Reina )… y el teatro y la música girando alrededor de la Vida, Pasión y Muerte de Jesucristo…

Sin olvidarme de los tebeos, por cierto, que el conde de , padre de “El Guerrero del Antifaz” se asemejaba poderosamente al Altísimo en “El crimen de Harúm”, episodio 26 de la fantástica colección (el progenitor del héroe de Editorial Valenciana, torturado por el malvado reyezuelo, agonizaba semidesnudo en los brazos del hijo de sus entrañas.

Sigo pues con los cuadernillos apaisados que se vendían como rosquillas mientras se multiplicaban lo mismito que rosquillas en “Sanz”, “El Bazar del Libro”, “Herso”, “Miridio” y demás papelerías albaceteñas a la vez que procesionaban el Cristo de Medinaceli y La Macarena, el Santísimo Cristo del Consuelo y la Virgen de la Amargura por las calles Ancha y Martínez , , Tejares, Avenida de España, y por la abarrotada Plaza del Altozano (en ella, un servidor suele recitarles unos modestos versitos a Nuestro Padre y a la Verónica la mañana del Jueves Santo… y en el Parque de Abelardo Sánchez el pregón de la Resurrección al popular “Resucitado”).

En los almanaques de primavera de “ y Pedrín”, “El Cachorro”, “El Pequeño Luchador” ,”Tony y ”, “El Hombre de Piedra”, “El Capitán ” y “El Jabato” aparecían calendarios con las emotivas fechas de la Semana Santa… Una anécdota simpática por obra y gracia de mi compañero de clase Constantino Garrido, el cual me decía que en “Los fantasmas de monasterio”, capítulo de “El Espadachín Enmascarado” había nazarenos… y yo le explicaba que eran fantasmitas ataviados igual que los costaleros y cofrades… Y en fin que hace más de medio siglo, por estas queridas fechas, imperaban los tebeos.

Nada más, nuevos abrazos y… ¡Feliz Semana Santa!

Valeriano Belmonte