En las ciencias y simplificando bastante, hablamos de la Teoría del Caos para explicar cómo diferentes sistemas se comportan tras la variación de las condiciones iniciales, siendo imposible predecir los resultados futuros. En algunos casos, ese comportamiento futuro puede ser hasta caótico.

La política económica del , cada día que pasa, responde de mejor manera a la teoría del caos. Y en este caso no será por multitud de advertencias. Desde diferentes organismos se viene advirtiendo una y otra vez, de las erráticas decisiones que en materia económica viene adoptando el Gobierno de . La Airef, el , instituciones y organismos internacionales, y un largo etcétera han alertado en las últimas semanas de las consecuencias de la aplicación de la Tasa Tobin, la Tasa Google, la falta de consistencia en las partidas de ingresos y gastos que sustentan los presupuestos generales del estado, y por último, los efectos perniciosos de la subida en el SMI.

Aún así, seguimos separándonos de la política económica que nos había permitido recuperarnos de una de las mayores crisis económicas que hemos padecido. Los datos de empleo del mes pasado, son los peores para un mes de Enero desde 2014, incrementándose los desempleados en 83.464 personas. Además, las afiliaciones a la Seguridad Social registraron un descenso medio en Enero de 204.865 afiliados, cosechando el peor dato para un mes de Enero desde el año 2013.

En términos de empleo, Enero suele ser un mal mes, pero sin duda es un hecho, que estamos experimentando una ralentización en la creación de empleo en nuestro país. Según indicaba en su informe de la semana pasada el Banco de España, el efecto de la subida del SMI a 900 euros comportaría una destrucción de 125.000 puestos de trabajo, ajuste especialmente duro para los trabajadores de más de 45 años, y en segundo término jóvenes con bajo nivel de formación, mujeres y trabajadores del sector agrario. Es decir, muy socialista todo, empobrecer más a los más débiles, los más sensibles ante cambios en las políticas de empleo.

Si nos vamos a los datos regionales, el paro registrado en Castilla La Macha ascendió a 171.456 personas, un incremento respecto a Diciembre del 3,89%. Es el peor dato de crecimiento del desempleo con respecto al mes anterior, para un mes de Enero en nuestra región, salvo Enero 2018, desde el año 2013.

Los nuevos desempleados de nuestra región suponen el 7,68% del total de nuevos parados españoles registrados en Enero de 2019. Si el total de desempleados en la región representan el 5,22% del total nacional, denota un crecimiento del paro en nuestra región más que proporcional. Por tanto, podemos calificar como muy negativo el dato de paro registrado en Castilla La Mancha este pasado mes, especialmente en las provincias de y Albacete. Por colectivos; mujeres y los sectores servicios y agricultura son los más perjudicados en nuestra región.

En definitiva, las caóticas políticas económicas implementadas desde el gobierno nacional, tienen su inevitable reflejo en nuestra región. Es urgente, antes de que nuestra economía presente un debilitamiento más acentuado, corregir las mismas con las recetas que el lleva reclamando desde hace meses: bajada en el impuesto de sociedades, reducciones en los tipos del IRPF, contención del gasto y del déficit público, apuesta por la tecnología y la innovación, retención del talento, apoyo a sectores tradicionales que fijan población en el entorno rural, etc…

Pedro Sánchez tomó el gobierno con una economía en recuperación y crecimiento, y se ha convertido en señor del caos, embajador de la incertidumbre y reo de independentistas. No es admisible que las medidas que acabaremos pagando todos sirvan para comprar tiempo en la ostentación del poder. Cuesta mucho esfuerzo levantar cada día la persiana de un negocio. España no se merece más caos.

Secrt. Economía PP de Albacete