El viernes, día 19 de febrero, en el diario aparece una de tantas noticias que siempre no han escandalizado. En esas fechas el abandono de un niño era relativamente frecuente, por diversas razones. En (), un vecino encontró un niño en la calle, por supuesto, como también era recurrente el comportamiento positivo, se ofreció a adoptarlo. En esas fechas se informaba que las centrales térmicas existentes en España eran doscientas cincuenta y cuatro y se pretendía cubrir el 40% de la energía eléctrica. Para ello el gobierno pretendía aumentar la producción anual en 125.000 kw. Desde los medios financieros se insistía en que la tarifa parada por los abonados en electricidad era muy baja. Otro inconveniente era la red de instalaciones para distribuir la electricidad por España, que era de voltaje reducido. Se estaban instalando quinientos kilómetros de para 320.000 vatios. Curioso el dato, en esas fechas se estaba estudiando variar los horarios de trabajo para aprovechamiento eficiente de la luz solar. Una central eléctrica flotante, construida en Bélica, venía de camino para fondearla en , modo de mejorar el servicio en la zona. En Italia, cuando el primer ministro hablaba en el parlamento era increpado por comunistas y socialistas llamándolo asesino. En fueron detenidas ocho personas por practicar la usura. De las diligencias se hizo cargo el Juzgado de La Roda. Era corriente la práctica del estraperlo y los préstamos usurarios como modo de ganar dinero rápido a costa de supervivencia general. La pillería de los sinvergüenzas se mantiene en nuestra cultura como el pino silvestre. Podemos cambiar el atrezo y escenario pero los personajes se reiteran con la contumacia del que no sabe vivir honradamente. Ese modo de ganar dinero está enquistado en nuestras calles y la retribución legal, ahora más que antes, es benévola, muy benévola. Cuando un pillo arruina a otros y el proceso penal lo demuestra y penaliza, el resultado para el condenado debe ser ejemplar. Los paños calientes no sirven para nada. Y los cánticos con arpa poniendo sintonía a una falsa confesión o colaboración no deberían servir para limpiar sus actos. Quien se enriquece a costa de otros, al ser condenado, debe ser eficazmente arruinado. No vale esconder dinero y resucitar financieramente sin revisión eficiente. La retribución legal debe ser proporcionada, de otro modo, como ha ocurrido en otros tiempos y lugares, la venganza puede ser incuestionable. Por cierto, en esas fechas en la Cámara de los Comunes se hablaba del contrabando en Gibraltar. Ahí seguimos. No hay soluciones diplomáticas, y los británicos lo saben. Solamente conocemos el lenguaje de las armas, y para eso hay que ser más poderosos que los enemigos. En Murcia se anunciaba la bajada de una peseta en el kilo de carne. Se daba información sobre la pronta llegada a los mercados de la patata del Norte, que también bajaba de precio. seguía en pleno éxito con su espectáculo Salero de España, representado en el Teatro Romea de Murcia. En La Habana (Cuba), unos delincuentes cubanos exigían 40.000 dólares por un niño secuestrado de la familia Bacardí. En se producía un atraco en el ascensor de un edificio. El asaltante arrebató a su víctima 15.000 pesetas después de malherirle. En se entregaba en una Comisaría de Policía el atracador que había escapado con un disparo en la pierna. Se confesó autor de numerosos delitos. La Policía mantenía silencio sobre el caso, a fin de conseguir esclarecer la investigación completamente y lograr la detención de más implicados. El Gobierno aprobaba diversas ayudas a los damnificados por los temporales de Levante. En los mentideros taurinos se especulaba con el regreso de , El Litri, apoderado por Camará. En Marraquex (Marruecos), durante el rezo en la mezquita de la Kulubia, unos desconocidos arrojaron dos bombas de mano hiriendo a 27 personas. En Italia los escándalos sobre corrupción desmesuraban las informaciones. Si existía corrupción política en España, no se conocía, al menos por los medios informativos de la época. Dudo mucho de que nuestra clase dirigente, como la italiana, de esos años, como ahora, ofrezca demasiados ejemplos de honradez, aunque seguro los hay, y mucho más que de latrocinio. Las noticias de eran desoladoras. Estaba hecho, la fractura de los dos mundos futuros nacía. Poco a poco, las decisiones comunistas al respecto fueron completando una desgracia que tiñó de más muerte al oriente europeo. Habrá quien afirme, sin temor, que la maldición nazi se quedó corta con la secuela de terror estalinista. Aún queda quien enarbola con orgullo su bandera. La otra, paradójicamente, está prohibida. En Ciudad Rodrigo (Salamanca), un pastor fue atacado y muerto por un cerdo. Es curiosa la coincidencia hablando de muerte y cerdos. En , como y (Albacete), se preparaba la Semana Santa, y en seguía nevando. El Estado emitía obligaciones para su Plan Nacional de Reconstrucción de los ferrocarriles españoles. Bonn acusaba a de torpedear la unificación, demostrando lo iluso que puede llegar a ser un pueblo vencido y deudor de tantas desgracias colectivas. Adenauer, aún, prometía semejante utopía. El consumo de vino Jerez se disparaba en Inglaterra. Un reportaje en hablaba de que el opio había intoxicado a más de cien millones de chinos. Lejos quedaba la heroína. Ya imperaba la morfina, como medicamento legal, difundido para luchar contra el dolor. También se unió el consumo lúdico entre personas cercanas a la droga. 22-09-2018.