El pasado sábado día 1 de diciembre, tuvo lugar un acto conmemorativo de los 30 años de la puesta en marcha del Consorcio de Servicios Sociales de Albacete. Aunque la Diputación Provincial inicia la puesta en marcha de los Servicios Sociales Provinciales en la primera Corporación democrática, es en 1987 cuando se gesta estatutariamente este Consorcio y al año siguiente se pone en funcionamiento. Hasta entonces, los ciudadanos de los pequeños municipios que precisaban tramitar cualquier asunto de carácter social, se veían obligados a desplazarse a la capital de provincia, lo que, unido a una legislación incipiente en esta materia, hacía en muchos casos, que cuando la tramitación administrativa finalizaba, el perceptor ya no se encontraba entre nosotros.

Esta realidad, similar a la que hoy se vive en los casos en que los tramite de valoración y calificación de una situación de dependencia se dilata en el tiempo, hizo que la Diputación provincial acelerara y aportase los recursos económicos que permitieron la puesta en marcha de servicios sociales, tanto generales como especializados. Dos principios organizativos inspiraron estos servicios: la agilidad en su prestación respondiendo a las demandas existentes, y la unidad de criterios en todo lo referente a su planificación con criterios equitativos en sus actuaciones.

Con el Consorcio se acercaron los servicios a los ciudadanos, descentralizando los mismos a las doce zonas de actuación en que se organizó la provincia, con una organización sectorizada intentando agrupar en cada zona poblaciones que en conjunto aportasen una media próxima a los 10.000 habitantes en cada zona. Además, hacerlo bajo la formula de Consorcio, que permitía la puesta en practica de unos servicios, posibles practicando una solidaridad intermunicipal en nuestra provincia, pero que, de manera individual, la inmensa mayoría de los municipios de la provincia nunca podría aspirar a tener. Y también hacerlo en un nivel de igualdad intermunicipal, no entendiendo la Diputación como el ayuntamiento de ayuntamientos, sino como un ayuntamiento más de nuestra provincia.

El Consorcio además se entendió como un instrumento de lucha contra un despoblamiento rural, que en la década de los ochenta ya empezaba a ser una problemática en muchas partes de nuestra geografía, puesto que la prestación de la ayuda a las personas que la necesitaban en sus municipios, no solo permitía fijar esa población, sino que a su vez se convertía en un yacimiento de empleo de primer orden en el medio rural, en el que hoy han encontrado empleo más de ochocientas auxiliares de ayuda a domicilio que es básicamente la actividad que hoy desempeña el Consorcio provincial, una vez impulsado un marco jurídico tanto estatal como autonómico que regula la prestación de este tipo de servicios.

Lo más emotivo del acto del sábado, fue el realizar un reconocimiento a cuarenta y tres trabajadoras (en su mayoría) del Consorcio, que han dedicado muchos años de su vida a prestar este servicio en nuestros pueblos. Todos debemos agradecerles su profesionalidad y el afecto con el que han desarrollado su tarea en ese tiempo, y que han acabado sintiéndose familia de la persona a la que le han prestado la ayuda, en la persona amiga en la que muchos confían.

Hoy, con una perspectiva de análisis que dan tres décadas, quienes desde diferentes responsabilidades, aportamos nuestro granito de arena a que el Consorcio de Servicios Sociales iniciara su andadura, vemos con orgullo como se ha transformado con el paso de los años en un instrumento útil, que presta un servicio de calidad, que hoy está en todos los rincones de nuestra provincia, y que ha servido, sirve y seguirá sirviendo para mejorar la calidad de vida de sus dos mil trescientos usuarios y usuarias.

El Consorcio es la demostración de que cuando se suman los esfuerzos de las diferentes administraciones teniendo como objetivo servir a los ciudadanos, lo que parece imposible se puede convertir en real. Felicidades a sus actuales responsables, a su gerencia, a las trabajadoras sociales y a las y los auxiliares de ayuda a domicilio, ellos son los verdaderos artífices de que el Consorcio de Servicios Sociales se haya convertido en uno de los servicios principales que se ofrecen a los ciudadanos y ciudadanas de la provincia de Albacete. Ha tenido un merecido reconocimiento a una trayectoria que continuará.