Eran tiempos para emplearse a fondo en la reconstrucción. Albacete iba creciendo y se aportaba equipamientos para todos los servicios públicos, que hacían mucha falta. En la Voz de Albacete, un columnista decía haberse cruzado con el Teniente de Alcalde, presidente de la Comisión de Educación, que se comprometió a enseñarle las obras de la Casa-habitación para los maestros que prestaban servicio en la capital. En , la policía había detenido a un obrero de armamento portando una estilográfica que disparaba balas del calibre 22. Fue interceptado cuando trataba de encargar a las armerías un pedido de 250 plumas-pistola. El ABC recogía, además de las informaciones internacionales reproducidas por todos los diarios, diversos anuncios y datos dignos de detallar. Los marqueses de Velliscas, embajadores de España en La Habana, atendían al Presidente de la República de Cuba y a la señora Batista durante la recepción con motivo de la apertura de la nueva casa residencia de la Embajada. José María Souviron, en su columna de la tercera, hablaba de la soledad y la compañía; recalcaba los problemas que producía la soledad moderna. José Baro Quesada redactaba una doble columna sobre la de Ciegos, su sede en el convento de las bernardas y el Pretil de los consejos, donde se celebraba diariamente el sorteo. Un anuncio resplandecía con generosidad: “La elección es bien sencilla o Moriles o Montilla, el mejor vino para copear”. En el Teatro Cómico de se representaba la comedia “Cuando la suegra es la otra”, protagonizada por Pepe Alfayate y Rafaela Rodríguez. En el Teatro Calderón, , con Ricardo Canales, representaban “La luz de las vísperas”. General Eléctrica Española anunciaba cómo reducir la factura de energía eléctrica con los condensadores electrostáticos trifásicos y monofásicos. El Gobierno fijaba los nuevos precios de la hulla y convocaba el premio especial para los mineros. Un anuncio enigmático, situado al final de la página decía: “Madame X tiene la faja que usted necesita”. El Gobierno concedía un préstamo de 25 millones de pesetas a la flota pesquera de . Otro anuncio curioso ofrecía investigación privada para secretos prematrimoniales. Astra anunciaba pistolas de modelo de lujo y modelos corrientes. El Sindicato de agua, gas y electricidad festejaba su patrona, Nuestra Señora de la Luz.

Ortega y Gasset impartía varias conferencias en Alemania. Una conferencia de fue leída en La India, seguida de tertulia. El club de fútbol Independiente de Argentina, después de una gira jugando por distintos países, dijo que los mejores equipos con los que había jugado en Europa eran los españoles. Se inauguraba el Campeonato castellano de balonmano en las especialidades de once y siete jugadores. En se denunció el robo de una caja de caudales conteniendo cheques por valor de 300.000 pesetas. Otro anuncio enigmático: “Pollitas de un día”. Las ofrecía una granja agrícola de . Anís Castellana anunciaba un sorteo para el día 31 de marzo, entre todos sus clientes que remitieran etiquetas. Los premios eran variados, tabaco y 200 pares de medias de nylon. Un Juzgado de Roa publicaba un edicto anunciando la instrucción de expediente por fallecimiento de un hijo de Don Dionisio Rincón Guijarro. Se encontraba detenido en el penal de (Santander), el día 18-07-1936 y hasta ese momento, 03-02-1954, no había vuelto a tener noticias suyas. Este edicto, que podría considerarse normal en esas fechas, como otros muchos en el resto de España, tiene un significado concluyente, que debería hacernos reflexionar sobre tantas barbaridades que solemos leer y escuchar en los últimos años, porque algunos se empeñaron en desenterrar muertos para disparar con ellos a un enemigo que también está muerto. La guerra terminó como terminó. Unos vencieron y otros fueron derrotados. Las consecuencias son conocidas en cualquier contienda civil, incluso en las recientes, que hemos visto retransmitidas por televisión. Con excusas variadas, alguna con la tremenda contundencia de lo ético, nos estamos embarrando en una reedición de tropelías, que nuestros abuelos, matándose en el frente durante casi tres años, decidieron superar. Las retaguardias, tradicionalmente, están repletas de cobardes asesinos, emboscados en una superioridad material empuñando fusiles, incluso, con pantomimas de tribunales, para derramar sangre inocente. También se retribuyeron auténticas maldades con las garantías que en esos tiempos se podían soportar. Ya vale de inventarse odios envueltos en banderas y siglas. Todos tuvieron que callar y perdonar, o al menos tolerar para seguir caminando con la soltura de una sociedad que debía haber madurado, aunque, y es una desgracia reconocerlo, se está pudriendo por abandono. Ahora vienen los peores, cabezas mal amuebladas, etiquetando la historia y redistribuyendo salvoconductos de lo correcto, estigmatizando a los que ya no pueden replicar. Siempre ha sido así, y no sabemos cómo solucionar esta lacra. Los traidores acomplejados, amparados en discursos falsos, deciden, ahora, emplearse a fondo para hacer una justicia inventada. No han leído lo imprescindible para analizar. Sentencian, sin rigor, para resolver cuitas lejanas convirtiéndose en justicieros y despojando a los considerados enemigos de su capacidad para contrastar. Dejemos la memoria en los archivos. Como pidió Dionisio Rincón, en Santoña mismo, legalizar el fallecimiento de algo que se inició el 18-07-1936. 17-06-2018.