Es por ello que el consejero de , y Desarrollo Rural, , les ha informado en Cuenca, durante la celebración de una jornada técnica de cultivos herbáceos organizada por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, el interés general que existe, también desde el Ejecutivo regional, por un producto en el que la región es “líder” en producción a nivel nacional.

Martínez Arroyo ha destacado que a día de hoy cuesta aún “vincular el producto con el origen”, pero se ha mostrado convencido de que será posible, ya que se han dado los pasos para argumentar que la lenteja de Castilla-La Mancha es diferente al resto que se produce en otras comunidades por el suelo, el clima, la variedad, para tener de esta forma todas las justificaciones necesarias con el fin último de obtener una Indicación Geográfica Protegida para esta legumbre, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Durante la jornada técnica celebrada en Cuenca sobre cultivos herbáceos, a la que han asistido un centenar de agricultores, el titular de Agricultura ha destacado la labor realizada por UPA que se ha embarcado en un proyecto para impulsar la certificación de las semillas y su reutilización, lo que supone para el agricultor dar una mayor garantía en la trazabilidad de los cultivos, beneficiando así a los pequeños y mediano agricultores, que son “los que generan empleo y desarrollo en el medio rural”.

En esta línea ha resaltado que Castilla-La Mancha, con más de 74 millones de kilos en lo que va de la campaña 2018-2019, es la primera productora de semilla certificada, y eso supone que cada vez que se incrementa la solicitud desde dentro de la región o desde fuera de las misma, la primera beneficiada es Castilla-La Mancha y el sector, que se profesionaliza cada vez más.

En cuanto a las variedades, cereales y leguminosas, ha recordado a los presentes, también, que la , Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) ha autorizado la comercialización de la harina de almortas para consumo humano, algo que hasta este momento no era posible; un producto, que es la base principal de uno de los platos de la gastronomía de Castilla-La Mancha: las gachas.

Y para que el sector agroalimentario siga su crecimiento y que exista futuro para la agricultura y el medio rural, es preciso el acceso al agua.

DEFENSA CON CONTUNDENCIA DEL AGUA Y NO DEL “CEMENTERIO NUCLEAR”

En este sentido, y ante preguntas de los medios de comunicación sobre las declaraciones estos días de algunos partidos políticos defendiendo el almacén temporal centralizado que se había proyectado en la localidad de Villar de Cañas, Martínez Arroyo ha incidido en que desde el Gobierno regional se ha sido contundente en contra de que en Cuenca se construyera un “cementerio nuclear”, porque “aquí no queríamos los residuos nucleares, porque no es nuestro modelo energético ni de desarrollo para nuestro medio rural” y ha remarcado que le gustaría que aquellos que defienden un cementerio nuclear, “defiendan con la misma contundencia el agua”, algo que no hacen, ha suscrito.

Al respecto, ha declarado que “es de película” que cuando “todo el mundo sabe que no va a haber un cementerio nuclear” en Villar de Cañas y “todos estamos en una “misma dirección”, haya partidos que, a día de hoy, apuesten como “único modelo de desarrollo” para la provincia de Cuenca por la construcción de un “cementerio nuclear”, algo que “está fuera de lugar”, ha finalizado.