La red de puntos de encuentro familiar de los que dispone Castilla-La Mancha ha atendido sin lista de espera a 1.260 menores y 866 familias durante el pasado año en la región, en unos espacios neutrales y acogedores, donde se facilita el régimen de visitas de los menores con sus progenitores y su familia.

El director general de Familia, Hugo Muñoz, que ha visitado esta semana el Punto de Encuentro Familiar que funciona desde el año 2003 en Cuenca, ha destacado la experiencia de Castilla-La Mancha en la gestión de este tipo de recursos y en este sentido ha indicado que nuestra comunidad autónoma es una de las pocas de España que tiene en vigor un Decreto de organización y funcionamiento de los Puntos de Encuentro Familiar.

El dispositivo de Cuenca, que financia la Junta de Comunidades, con 189.000 euros destinados en 2009, y que gestiona la entidad “Colabora”, atendió el año pasado a 81 familias y 108 menores.

Muñoz ha resaltado la profesionalidad y especialización de las personas que trabajan en estos centros, tanto psicólogos como trabajadores sociales y educadores, y ha destacado que en este tipo de dispositivos no existe lista de espera y se atiende a las familias todo el año. Para el director general, son centros de calidad y de excelencia en el ámbito social.

El objetivo de los Puntos de Encuentro Familiar es facilitar el régimen de visitas entre padres separados o divorciados y garantizar el derecho de los niños a relacionarse con ambos.

En este sentido, el director general ha dicho que estos centros, que son financiados exclusivamente por el , son una herramienta de apoyo tanto para los servicios sociales como para los juzgados a la hora de preservar los derechos de los menores.

En 2010 el presupuesto de la Junta de Comunidades para los siete puntos de encuentro familiar de la región (en las cinco capitales de provincia, más Talavera de la Reina y Alcázar de San Juan) es de 1,2 millones de euros.