La indica que, después de numerosas reuniones celebradas desde que se constituyó la mesa en enero de 2016, las pretensiones de los sindicatos se encuentran muy alejadas de la realidad el sector en Cuenca.

La indica que el convenio del sector está en punto muerto en la provincia en este momento, aunque las negociaciones siguen abiertas y el deseo de la organización es llegar a un acuerdo para este sector que engloba alrededor de dos mil empresas y tres mil trabajadores.

En este sentido indican que, después de numerosas reuniones celebradas desde que se constituyó la mesa del sector en enero de 2016, las pretensiones sindicales están muy alejadas de la realidad del comercio en la provincia.

La asociación señala que el sector del comercio en Cuenca es, junto al sector del metal el que mejores condiciones económicas y sociales tiene en la provincia.

En este sentido, se señala que, a pesar de las enormes diferencias de población, de desarrollo industrial y económico y del propio mercado potencial entre provincias como Cuenca y el resto (Albacete, y Ciudad Real e incluso Guadalajara) las condiciones retributivas a nivel global de los distintos convenios no se corresponden con tales diferencias.

Así, indican que, al parecer las directrices sindicales a nivel regional para la búsqueda de un convenio colectivo regional están motivando la petición de subidas salariales en Cuenca por encima de la media pretendida en otras provincias, en la que se han alcanzado acuerdos con incrementos salariales muy por debajo de lo que se está reclamando en Cuenca.

Propuesta

La propuesta empresarial incluye subidas salariales para 2017 y 2018 de 1,3% y un 1% respectivamente, la reducción de la jornada anual de cinco horas, el incremento de 20 a 30 horas de formación retribuidas, asumir el coste de los carnés de manipulador de alimentos para los trabajadores, además de la sustitución del actual complemento a la protección familiar que sólo beneficia a los trabajadores casados y con hijos, por otro de veinte euros por 15,5 pagas que beneficie a todos los trabajadores sea cual sea su situación familiar, manteniendo la cantidad que ahora están cobrando los trabajadores casados y con hijos como ‘ complemento ad personan’.