Esta decisión “es una declaración de intenciones” en relación con la polémica macrogranja que Incarlopsa pretendía instalar, con la mayor parte del pueblo en contra, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

“La institución del Defensor de las Generaciones Futuras es una vanguardista propuesta de compromiso con el medio ambiente para que nuestros hijos y nietos no sean rehenes de decisiones políticas equivocadas del presente”, añade el comunicado.

Trece países de todo el mundo, municipios, ciudades y diferentes corporaciones se han sumado a esta llamada a la responsabilidad. Almendros se convierte en el municipio número 219 en adherirse, y el primero que lo hace en la región en la presente legislatura.