De este modo, el equipo de Gobierno apoya “decididamente” la rehabilitación sin demolición, a fin de que pueda llevarse a cabo cuanto antes el proyecto de musealización promovido por el , Cultura y Deportes y la Diputación de Cuenca, según ha informado el Consistorio en un comunicado.

Según ha indicado el primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Julián Huete, “el interés histórico y arquitectónico del caserón número 10, según los datos y la información que ha podido recabarse, remite al siglo XVI” han hecho que el equipo de Gobierno suspenda “de forma inmediata” la modificación puntual número 12 de este Plan que se tramita en la Gerencia Municipal de Urbanismo.

Al paralizar esta demolición se integraría la , sede del actual Museo situado en la calle Obispo Valero, 12, el caserón 10 al que se hace referencia y el edificio del número 8. Los dos inmuebles primeros ya fueron cedidos en su día por el Ayuntamiento al Estado, mientras que la cesión el tercero está en tramitación.

Según informa el Consistorio de Cuenca en su comunicado, el inicio del procedimiento de modificación puntual del Plan Especial del Casco Antiguo data del año 2013, “pudiéndose verificar el abandono que ha sufrido el edificio durante los últimos años, que ha ocasionado grandes deterioros”. Por ello, en 2014 se modifica puntualmente el número 12 de este Plan, cambiando el grado de protección del edificio, de protección II a IV.

Con esta variación se podrían hacer obras en el caserón de reconstrucción y reestructuración, que conllevarían demolición parcial y controlada; mientras que si se mantiene en el grado de protección II, sólo se pueden hacer obras de rehabilitación, de conservación, restauración y consolidación, sin dicha demolición parcial.

—del punto número 12 del PECA— se fundamentó en su momento en informes arqueológicos y otros estudios técnicos, que aconsejaban el derribo parcial de las plantas segunda, tercera, cuarta y las cubiertas, quedando excluidas la baja y la parte primera por “alto interés arqueológico”.

AUTORIZACIÓN PATRIMONIO

Este informe técnico contaba con la autorización de Patrimonio de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, y establecía la necesidad de conservación de las estructuras arquitectónicas y arqueológicas de las plantas baja, entreplanta baja-primera, planta primera-entrebaja y planta segunda-primera.

A pesar de ello, según el Ayuntamiento señala en su comunicado, “sin poner absoluto en duda la legalidad de la tramitación del expediente, el actual equipo de Gobierno va a ordenar la suspensión inmediata de dicho expediente de modificación puntual del Plan Especial y someter de inmediato a estudio de expertos la posibilidad de rehabilitación del edificio”.

Con ello, se “cumple con un compromiso electoral, la consideración de la rehabilitación como eje de actuación en materia urbanística, principalmente en el Casco Antiguo, basado en una política de conservación activa que procure su revitalización como espacio de vida y trabajo”.

Además, según Huete, se acabaría así con “la falta de delicadeza y poco cuidado a los que se ha visto sometido el patrimonio, sobre todo en los últimos años y apostar por la protección, por la rehabilitación y por la restauración del patrimonio, sin alterar sus elementos constitutivos e integrado en la tradición, la historia y la belleza singular del Casco Histórico”.

Por todo ello, se someterá a estudios técnicos la “decidida posibilidad de rehabilitación del edificio, siempre con la intención marcada de sumarse sin ambages al proyecto del Museo que parte del Ministerio”.