El concejal ha explicado que, tras la revisión de los valores catastrales de este año y al haber pasado varios de ellos de urbanos a rústicos, se ha producido una incidencia en la titularidad del bien, registrándose casos en los que el recibo se envía a otro cotitular del bien diferente del que se le venía enviando el recibo, ha informado el Consistorio en nota de prensa.

La segunda incidencia afecta a la domiciliación bancaria, no pudiéndose llevar a cabo debido al fallo informático.

Desde el Ayuntamiento se pide a los ciudadanos que detecten cualquier incidencia en su recibo, se dirijan al para subsanarla. En ningún caso se cobrará recargo ni penalización y se aplicarán las bonificaciones correspondientes por domiciliación.

Asimismo se insta a los ciudadanos a estar pendientes el día 3 de julio y posteriores a sus recibos, ya que es la fecha cuando se cargan las domiciliaciones.