Dolz ha explicado que el Ayuntamiento no podía interrumpir la ORA unilateralmente al no ser una actividad suspendida en el RD 463/2020 del estado de alarma.

Sin embargo, tras varias comunicaciones con la empresa concesionaria, ésta ha seguido las directrices marcadas por el Consistorio conforme a los informes técnicos y jurídicos, y ha solicitado la suspensión del servicio, según ha informado el Consistorio en nota de prensa.

“Éste ha sido un tema controvertido que sabemos que ha molestado a muchos usuarios, pero hemos actuado con todas las garantías jurídicas y técnicas para que esta suspensión no supusiera un agravio futuro para todos los conquenses”, ha remarcado el primer edil.