El Ayuntamiento ha reabierto el acceso a la ermita de Nuestra Señora de las Angustias por la Calle Bajada de las Angustias, que ha estado cerrada por razones de seguridad.

Un decreto del concejal delegado del Área de Seguridad y Servicios a la Ciudad, Hidalgo, para ocupación de la vía pública, según acuerdo de la Junta de de fecha 29 de mayo de 2017, así lo establece en base a informe del arquitecto del de Cuenca, en el que se concluye que se considera reducido el riesgo existente a niveles aceptables para permitir la apertura de la Calle en Bajada a las Angustias número dos de Cuenca.

En dicho decreto también se indica que se debe retirar el vallado y señalizar a ambos lados de la zona del muro, el peligro de desprendimientos.