Hernando, a preguntas de los medios durante una rueda de prensa, ha incidido en que “realmente lo que paralizaba el ATC son las deficiencias desde el punto de vista urbanístico. “Es el no POM de Villar de Cañas, es el hecho de que quisieron mover el cementerio de las personas y convertirlo en suelo urbano. Lo que paralizaba el ATC es todos los obstáculos desde el punto de vista urbanístico gobierne quien gobierne en España”.

Además, el portavoz ha incidido en que en la actualidad “hay una diferencia”, ya que el actual Gobierno nacional “ha plantado serias dudas sobre la continuidad” del cementerio nuclear y ha paralizado el proyecto “vía decisión política”.

“Pero una decisión política que nada tiene que ver con la decisión de seguir adelante. Seguir adelante fue una decisión sin el respaldo de los técnicos, yo creo que la decisión de no seguir adelante responde a la opinión de los profesionales que trabajan en el de este país y es una decisión política al menos fundada y, desde el punto de vista técnico, mucho más solvente”, ha manifestado.